Ministros al paredón en el Congreso

Ya han sido anunciados varios debates de control político contra altos funcionarios.

Jorge Enrique Robledo, senador del Polo Democrático, ya anunció un debate sobre la crisis del sector agrario del país. / Prensa Senado
Jorge Enrique Robledo, senador del Polo Democrático, ya anunció un debate sobre la crisis del sector agrario del país. / Prensa Senado

Aunque todo parece armonía entre el Gobierno y el Congreso de cara a la ambiciosa agenda que se espera sea tramitada en sólo 24 sesiones, la verdad es que varios parlamentarios están citando a debates de control político a los altos funcionarios para que pasen al tablero y respondan ante las plenarias de Senado y Cámara por fallas en su gestión. Y como no hay cuña que más apriete que la del mismo palo, la mayor parte de estas proposiciones ha sido radicada por congresistas de la entraña de la Unidad Nacional.

Temas como el manejo de la crisis cafetera, las medidas de intervención económica para enfrentar la revaluación del peso, la preparación para una eventual etapa de posconflicto de lograrse un acuerdo de paz con las Farc, la inversión de los recursos del Sistema General de Regalías, la inconveniente política de extradición de capos del narcotráfico, la inoperancia del Gobierno frente al escándalo de Interbolsa y el caos en el sistema penitenciario y carcelario, son sólo algunos sobre los cuales los ministros tendrán que dar explicaciones.

Precisamente, el presidente de la Cámara de Representantes, Augusto Posada, es uno de los parlamentarios que reclaman respuestas de parte de los altos funcionarios del Ejecutivo. Afirma que la negociación de paz es un asunto que sólo les compete a los equipos negociadores del Gobierno y las Farc, pero que es necesario recibir respuestas sobre cómo se va a manejar el posconflicto.

“A mí no me cabe duda de que el país va a iniciar una nueva era de consolidación de la paz, pero para eso necesitamos tener alternativas para quienes dejen las armas, aprender de los errores y aciertos del pasado. Debe haber claridad sobre cómo se va a manejar el conflicto, necesitamos que los ministros nos expliquen”, afirmó Posada.

Para el senador liberal Juan Manuel Galán, es necesario que el Gobierno explique en qué consiste su política de extradición, porque, a juicio del senador, “pasó de ser una amenaza para los narcotraficantes, a una oportunidad que tienen ellos para negociar con los Estados Unidos, e incluso terminar con visas de residentes luego de pagar penas ridículas”. Además denunció un presunto cartel de intermediarios judiciales con el gobierno estadounidense.

El presidente del Partido Liberal, Simón Gaviria, seguirá dándole palo al Gobierno por la tardía intervención en el escándalo de Interbolsa, del que ha demostrado que las acciones fueron infladas, algunos de los inversionistas salvados a última hora e incluso se manejaron recursos de Agro Ingreso Seguro. El Espectador conoció que Gaviria también tiene listo un debate sobre el manejo de bienes por parte de la Dirección Nacional de Estupefacientes, en la que ha detectado múltiples irregularidades.

Como ya es habitual, el senador de Polo Democrático Alternativo Jorge Enrique Robledo pondrá contra las cuerdas al ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, a quien citó a debate para que responda por el paro cafetero y cacaotero y explique por qué la mayor parte de los sectores agrícolas del país se encuentran en crisis, entre ellos el arrocero, que ya ha anunciado protestas.

La ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, tendrá que rendir cuentas por la crisis carcelaria que cada día se hace más compleja, debido a factores como el hacinamiento, la mala prestación de los servicios de salud para los reclusos y las condiciones de detención que resultan violatorias de los derechos humanos. Este debate fue citado por la representante Gloria Estella Díaz.

La lista es larga, y aunque Gobierno y Congreso se han puesto de acuerdo para tramitar iniciativas tan importantes como las reformas a la salud y pensional, el Código Penitenciario, la reglamentación del fuero militar y la justicia penal militar, no todo es color de rosa y casi todos los ministros tendrán que poner la cara en las plenarias para explicar las deficiencias en su gestión.