Minorías étnicas, por fuera de las elecciones de 2014

Corte Constitucional ordenó consulta previa con afros e indígenas para que ellos decidan cómo debe ser su representación en el Congreso.

Los indígenas pueden escoger a dos senadores y un representante a la Cámara.
Los indígenas pueden escoger a dos senadores y un representante a la Cámara.

Las minorías étnicas —comunidades indígenas y afrodescendientes—, que según la Constitución de 1991 tienen una circunscripción especial electoral con derecho a elegir hasta dos senadores y tres representantes a la Cámara, no tienen en estos momentos la posibilidad de postular candidatos en los comicios de 2014. ¿La razón? En junio de 2011, mediante la Sentencia C-490, la Corte Constitucional declaró inexequible el inciso 3° del artículo 28 de la Ley 1475 (reglamentación de la reforma política de 2009), ordenando que, en aras del reconocimiento y la protección de la diversidad étnica y cultural, y en especial de las reglas previstas en el artículo 6º del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, debe hacerse una consulta previa para preguntarles a esas minorías cómo quieren escoger a sus representantes en el Congreso.

Según el alto tribunal, “todas aquellas decisiones legislativas o administrativas que afecten directamente a las comunidades indígenas o afrodescendientes deben ser consultadas con ellas por parte del Gobierno, bajo condiciones de buena fe y respeto por su identidad diferenciada”. Y la realidad actual dice que el Gobierno no hizo nada por llevar a cabo esa consulta y que los candidatos indígenas o afrodescendientes que quieran aspirar al Senado o a la Cámara dentro de un año no podrán hacerlo. “La omisión de la consulta previa, cuando se trata de medidas legislativas, genera prima facie la inexequibilidad de la norma correspondiente, puesto que se trata de un vicio que, aunque tiene naturaleza sustantiva, afecta el trámite legislativo”, dice la Corte.

La “obligatoriedad” de la consulta previa frente al inciso 3° del artículo analizado es soportada, según el máximo tribunal constitucional, por una jurisprudencia establecida con anterioridad. En efecto, en la Sentencia C-702 de 2010 fue declarado inexequible otro inciso final del artículo 2º de la misma reforma política de 2009, el cual adicionaba el artículo 108 a la Constitución, al indicar que “los partidos y movimientos políticos que habiendo obtenido personería jurídica como producto de la circunscripción especial de minorías étnicas podrán avalar candidatos sin más requisitos que su afiliación a dicho partido, con una antelación no inferior a un año respecto a la fecha de la inscripción”. La razón de la declaratoria de inexequibilidad fue, precisamente, la omisión del requisito de consulta previa a la promulgación del acto legislativo por parte del Congreso de la República.

Fuentes consultadas en el Consejo Nacional Electoral le indicaron a El Espectador que el único camino que les queda a quienes hoy son congresistas a nombre de las minorías étnicas es buscar ser avalados por firmas, ya que el tiempo apremia para organizar una consulta a las comunidades y elaborar un proyecto de ley estatutaria, que además debe ir a examen de la misma Corte Constitucional. Al mismo tiempo, hay quienes creen que aunque hoy esas minorías se están viendo afectadas, es lo mejor que puede pasar para depurar su proceso de representación en el Legislativo, porque muchos partidos indígenas y de afros se han convertido en “vendedores de avales” y han sido cooptados por dirigentes de dudosa reputación.

Lo cierto es que esas minorías están hoy en el limbo. Y según el senador Marco Avirama, de la Alianza Social Independiente, sus advertencias cuando se hizo la reforma no tuvieron eco: “Ahora quedamos sin posibilidad de inscribir candidatos a través de los partidos tradicionales. Presentada la demanda, no hemos obtenido respuesta alguna. Apelamos, pero tampoco tuvimos respuesta. Lo que consideramos es que están violando un derecho ganado y reconocido en la Constitución. Están desconociendo los derechos de los grupos étnicos y nos dejan por fuera del sistema democrático. Estamos ante una situación muy difícil, porque como Movimiento ASI no consideramos que tengamos que salir a recoger firmas para participar del proceso electoral”.

La idea de la Alianza Social Indígena es tramitar un proyecto en el que se incluya un artículo transitorio para que les permita inscribir candidatos, por esta vez, en las circunscripciones especiales, pero con otros partidos. “Estamos pidiendo a los partidos que nos apoyen, porque si no la democracia colombiana sufriría un retroceso”, agregó Avirama. A su vez, Hernando Hernández, representante indígena por el Polo Democrático, reveló que ya se interpuso ante el Consejo Nacional Electoral y el Ministerio del Interior un derecho de petición para que les indiquen cuál es la ruta a seguir para aspirar. “Lo grave es que hasta el momento no tenemos una respuesta clara. El ministro Fernando Carrillo nos dijo que esperáramos a ver si en esta legislatura iba a haber reforma política. Nos queda únicamente el camino de recoger firmas, pero sobre eso no hay claridad: si son firmas indígenas o de todos los colombianos, y lo de la póliza tampoco está claro. El Gobierno debe solucionar esto lo más pronto posible para que haya igualdad de participación”, concluyó.

 

últimas noticias