“Mis verdugos están muertos, Dios hizo justicia por mí”: Íngrid Betancourt