MOE alerta nuevos riesgos electorales para elecciones

Se descubrió caso en Meta donde hay posibles anomalías de candidatos y presunta participación en política del alcalde.

La Misión de Observación Electoral no ocultó este viernes su preocupación por la difícil situación electoral en el departamento del Meta.

Ese organismo reportó que un caso donde podrían confluir varias anomalías es Castilla la Nueva (Meta), donde primero se evidenció una diferencia en el número de firmas que presentó el candidato Omar Obdulio Quintín Gutiérrez. Hay cosas distintas tanto en el reporte que dio a la Registraduría local y la autorización que dio la Registraduría Nacional.

Aunque Quintín suscribió 2.904 rúbricas para su candidatura ‘Porque yo sí quiero a Castilla’, luego en el reporte Nacional le aparecen radicadas 3.980.

“O se dio un error o en el camino le aparecieron 1.076 firmas que requieren ser explicadas tanto por la Registraduría departamental como por la Nacional”, indicó la directora de la MOE a nivel nacional, Alejandra Barrios.

Según ella, en la comisión departamental del Meta de seguimiento electoral se acordó mirar el tema y se está a la espera de una decisión definitiva porque además “tendría que pasar por una investigación no solamente de la calidad de las firmas, sino también a los funcionarios para establecer porqué tramitaron esta solicitud”.

Para la MOE es clave establecer “dónde está la responsabilidad para saber si hubo un error para que sea enmendado o bien sean sancionados los responsables”. De otro lado, se habla de manera extraoficial que Quintín sería el candidato del actual alcalde José Arnulfo Perdomo.

Aunque la MOE no puede certificar esa posibilidad, recordó que “lo que está claro es que el actual alcalde ha tenido un ejercicio de representación electoral en este municipio donde lleva tres alcaldías 1992-1994, 1998-2000 y 2007 a la actualidad; además, su esposa estuvo de 2001 a 2003”. Finalmente, el último riesgo para Castilla la Nueva es la trashumancia electoral y el trasteo de votos.

En 2007 solamente dos municipios no pudieron adelantar las elecciones. Uno de ellos fue Castilla la Nueva porque el trasteo de votos fue evidente y la población impidió que se llevara a cabo el proceso electoral. “En ese año se señaló por parte de la misma población que estaban llegando algunos buses procedentes de municipios cercanos para cambiar la voluntad de los ciudadanos”, señaló Barrios.

Actualmente, según la MOE, hay ocho denuncias por trashumancia electoral, siendo uno de los municipios con el mayor registro por esa irregularidad. Castilla, un municipio de algo más de 7.500 habitantes –estando habilitados para votar tan sólo 4.000-, tendría inscritos casi 10.000. Aunque no es oficial, se habla que en ese municipio se inscribieron habitantes de Bogotá, Tunja y Zipaquirá.

Temas relacionados