MOE dice que hay “desgobierno” en recolección de firmas

La Misión de la Observación Electoral, junto con Transparencia por Colombia, afirmó que, a pesar de que hay más de 40 comités inscritos solo para las elecciones presidenciales de 2018, no hay un organismo que los controle.

Van 41 grupos significativos de ciudadanos inscritos para la Presidencia de la República, 46 para el Senado y 90 para la Cámara de Representantes.Archivo

La proliferación de candidatos por firmas para las elecciones presidenciales de 2018 se está convirtiendo en un dolor de cabeza para las autoridades electorales del país, preocupadas por la falta de control a los que están recogiendo rúbricas para avalar sus aspiraciones. La entidad más crítica al respecto es la Misión de Observación Electoral (MOE), quien ha alertado por el riesgo de que estos hagan campaña sin control alguno en cuanto al dinero que reciben para lo mismo.

(Lea aquí: Campaña electoral en los tiempos de la posverdad).

Es tal la preocupación de la MOE por lo que está pasando con los candidatos recolectores de firmas, que el pasado viernes publicó un informe, hecho en conjunto con Transparencia por Colombia, en el que asegura que “estamos en el desgobierno de la recolección de firmas”. En el texto asegura que, hasta el momento, van 41 grupos significativos de ciudadanos inscritos para la Presidencia de la República, 46 para el Senado y 90 para la Cámara de Representantes.

Las cifras dadas significan un evidente aumento en la cantidad de comités inscritos para recolectar firmas: para las presidenciales, hubo un aumento del 192,9 % pasando de 14 comités en 2014 a 41; para Senado la diferencia es del 221 % en el mismo año, pues hay 90 en comparación con los 28 del mismo año, y en la Cámara de Representantes el aumento es de 4500 %, pues de un solo grupo significativo de ciudadanos en las pasadas elecciones parlamentarias, la cifra para 2018 ya va en 46.

Así las cosas, Alejandra Barrios, directora de la MOE, afirmó: “Es preocupante que los candidatos por firmas no están obligados a reportar en línea los ingresos y gastos de campaña, ni a cumplir con los topes de donaciones, ni a limitar su publicidad en medios, ni a rechazar la financiación de personas jurídicas, extranjeras, anónimas, públicas o de fuente ilegal. Por eso necesitamos que el CNE active mecanismos para transparentar estas precampañas”.

(También: “Salir a recoger firmas se convierte en adelantar las campañas”: estratega político).

Para contrarrestar el riesgo que existe en la financiación de esos comités, Barrios, en una carta que envió el pasado 15 de septiembre al Consejo Nacional Electoral (CNE), que activara desde ya la plataforma Cuentas Claras, para que los grupos significativos de ciudadanos hagan pública la información de los recursos que reciben. Y es que irse por firmas permite empezar la campaña doce meses antes de las elecciones, a lo que se suma que, durante esos ocho meses de diferencia, explica la MOE, “no están cobijados por la normatividad electoral y lo que es peor, hasta la fecha CNE no ha expedido medidas que permitan transparentar las actividades y costos de estas candidaturas”.

En esa misma línea, Andrés Hernández, director de Transparencia por Colombia, dijo que “el abuso del mecanismo de recolección de firmas y la falta de controles a los cuales deben someterse, reduce la responsabilidad política de los precandidatos, pero también de los partidos que eventualmente los terminen avalando y que sacarán beneficio del éxito que logren quienes ya han iniciado campaña. Además, preocupa que la ausencia de una autoridad que gobierne esta etapa del proceso electoral”.