Por muerte de soldado, suspenden desminado

La Oficina del Alto Comisionado para la Paz lamentó la muerte del soldado y comunicó que éste era un desminador con más de nueve años de experiencia.

Archivo EFE

Las labores de desminado del primer plan piloto para limpiar el territorio colombiano de minas antipersonales, acordado en los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc, que comenzó en la vereda El Orejón (Briceño, Antioquia) el 8 de julio, fue suspendido de manera provisional para “hacer una evaluación integral” del programa, informó el Ministerio de Defensa, luego de que un soldado muriera y dos más resultaran heridos tras la detonación accidental de un artefacto explosivo.

El uniformado Wilson de Jesús Martínez, uno de los 50 militares que formaba parte de la comisión de desminado que también conforman tres guerrilleros y miembros de Ayuda Popular de Noruega, murió ayer en un punto de la vereda El Orejón, conocido como Loma El Capitán, luego de que activara de manera accidental una mina antipersonal. Tras la detonación, Martínez, de 37 años, perdió su pierna derecha y, “pese a los esfuerzos médicos, finalmente falleció. Dos uniformados más resultaron heridos en sus oídos y están fuera de peligro”, informó el Ministerio de Defensa.

“La organización Ayuda Popular de Noruega y el jefe del Batallón de Desminado del Ejército, coronel Willinton Benítez, acompañado de la Dirección Integral Contra las Minas adscrita a la Presidencia de la República, coordinaron la evacuación de los heridos, la salida del fallecido y las nuevas medidas y los protocolos de seguridad que se pondrán en práctica luego de una breve pausa en el programa para hacer su evaluación integral”, agregó la entidad. Además, los hombres de la Fuerza Pública que están a cargo del plan de desminado redoblarán las medidas de protección, así como el acompañamiento canino para evitar nuevas tragedias.

La Oficina del Alto Comisionado para la Paz lamentó la muerte del soldado y comunicó que éste era un desminador con más de nueve años de experiencia, “padre de dos hijas y quien sirvió con honor al país durante 12 años”.

El plan de desminado fue pactado en la mesa de negociaciones de La Habana (Cuba) entre el Gobierno y la guerrilla el 7 de marzo. La vereda El Orejón, “donde hay más artefactos explosivos que habitantes”, según dijo Humberto de la Calle, fue escogida para llevar a cabo el programa piloto, que tardaría hasta tres meses en este territorio sembrado con cerca de 3 mil minas en una zona habitada por 100 personas.

Junto con Briceño, Tarazá, Valdivia e Ituango son los municipios en los que ha habido más casos de minas antipersonales (618) y representan el 25% del consolidado de Antioquia, el departamento que, a su vez, es el que más ha padecido el rigor de estos artefactos explosivos (2.455 entre 1990 y 2014, el 22% del total en el país). A nivel nacional, desde 1990, las minas antipersonales han dejado más de 11.000 víctimas, entre muertos y heridos.