Mujer víctima de brutal golpiza de su expareja vivió un calvario para denunciarlo

Toda una cadena de negligencias tuvo que padecer en este triste episodio en el cual estuvo a punto de perder la vida.

Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu, dije en verdad despidiéndome del mundo”. Estas fueron las palabras que dijo Yamile Arango, una mujer contratista del Estado, en medio de la brutal golpiza que sufrió de manos de su expareja el pasado 31 de enero. (Vea el testimonio de la mujer)

Según su relato, sintió que su novio la iba a asesinar cuando el hombre entró a la fuerza a su vivienda al saber que iba a terminar con esa relación.

Me coge del cabello y me golpea contra el piso. Luego cuando logre escapar hacia el baño me golpea contra el lavamanos”, relató.

Al escuchar los desesperados gritos de la mujer, los vecinos alertaron a la Policía sobre este atroz caso de violencia.

No le abre la puerta a la Policía, le dispara a los uniformados que acudieron al lugar y luego los uniformados reaccionaron para controlar el hecho”, contó.

La Policía logró rescatarla con varias fracturas en la nariz y golpes en otras partes del cuerpo, luego de la golpiza del hombre, un oficial del Ejército Nacional.

Sin embargo, lo que Yamile Arango desconocía es que apenas iniciaba su calvario para lograr interponer una denuncia y lograr su posterior recuperación física.

Llegué al CAI y permanecí 4 horas, Allí seguí botando sangre, estaba a punto de desmayarme y no hacían nada”, señaló.

De la estación de Policía fue trasladada a la URI de Puente Aranda donde le fueron practicados los exámenes de Medicina Legal.

A las 5 de la mañana, luego de varias horas de la goliza y si haber recibido atención médica, pudo salir hacia un centro asistencial para revivir atención médica.

Este proceso se dio entre las 10 de la noche –que fue la golpiza– a 9 de la mañana…estamos hablando de once horas”, sostuvo.

Además la EPS, de acuerdo a ella, dijo que no podía adelantar una cirugía concreta a su nariz por tratarse de un procedimiento estético.

El hombre fue procesado sólo por lesiones personales pese a la brutal agresión que le propinó a esta mujer.