Murillo, el ministro negociador

Desde que asumió la cartera de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, ha tenido que participar en las negociaciones de las protestas que se han dado en el país

Luis Gilberto Murillo, ministro de Medio Ambiente.

Uno de los asuntos más complejos de resolver para el gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha sido las protestas sociales, que han llegado incluso a frenar el aparato productivo del país como ha sucedido con los paros de camioneros y de campesinos. Para conjurar estas crisis el mandatario ha contado con alfiles como el exvicepresidente Angelino Garzón, el exministro de Trabajo Lucho Garzón y al parecer el turno le está tocando al ministro de Medio Ambiente, Luis Gilberto Murillo.

Tan pronto fue nombrado como Ministro, Murillo tuvo que participar en las negociaciones en Cauca con la Cumbre Agraria y el Consejo Regional Indígena del Cauca (Cric) en la cual, luego de una larga negociación lograron, que fuera desbloqueada la Autopista Panamericana.

En un tema más cercano a su cargo de Ministro de Ambiente, ha negociado con las comunidades de La Guajira sobre el espinoso tema de la posibilidad de desviar el curso del Arroyo Bruno para proyecto mineros.

Murillo es originario de Chocó y fue gobernador del departamento, por eso, también fue encomendado en la negociación que tuvo el Gobierno con los pobladores de esta región que realizaron un paro cívico en el que participaron más de 80 mil personas que reclamaban salud, educación e infraestructura. Sus buenos oficios lograron el levantamiento de la protesta luego de participar en la negociación de compromisos de parte del Gobierno.

El presidente Santos también lo envió como jefe negociador al Putumayo para resolver un paro que llevaba 39 días, donde anunció la creación de un comité interinstitucional para la recuperación ecológica, económica y social del departamento.

El comité creado en el Putumayo fue planteado como espacio de articulación con programas como Visión Amazonia y el Contrato Paz. Además, quedó el compromiso de enfrentar por prácticas inadecuadas de explotación de hidrocarburos y alternativas para la sustitución de cultivos de uso ilícito.

Precisamente sobre el tema de cultivos de uso ilícito, ahora está acercando las partes en el Consejo Nacional de Estupefacientes para que se realice la fumigación en tierra sin generar afectación ambiental.

Así, con pocos meses en el Gobierno, el ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, ha entrado la compleja tarea de negociar en medio de las protestas, un asunto que incluso le ha pasado una costosa factura al presidente Santos.