“Nadie puede decir que la ofensiva militar está decayendo”: viceministro de Defensa

Cifras en mano, responde a los cuestionamientos del uribismo en cuanto a que se ha retrocedido en seguridad y que se está igualando a las Fuerzas Armadas con el terrorismo.

Jorge Enrique Bedoya, viceministro de Defensa para las Políticas y Asuntos Internacionales. / Cristian Garavito - El Espectador

Gobierno y uribismo se acusan mutuamente de politizar a las Fuerzas Armadas...

Estas fuerzas no son deliberantes. Quienes más desean la paz en Colombia —y son quienes la construyen— son los soldados y policías. Ellos han dado su vida por debilitar a los grupos armados al margen de la ley. 
 
¿Cómo responder al discurso de que este gobierno igualó a las Fuerzas Armadas con el terrorismo?
Eso se cae de su propio peso. Las Fuerzas Armadas tienen un lugar único dentro de la ciudadanía, no solo por la misión que les da la Constitución sino en las encuestas. Son las instituciones más reconocidas y respetadas. Y miren lo que piensa la gente de las Farc. 
 
Cuando uno escucha las posiciones del Ministerio de Defensa,  queda la sensación de que lo que piensan es que en La Habana no hay un proceso de paz sino uno de sometimiento…
Los soldados y los policías son los primeros que ponen su vida por lograr la tranquilidad de los colombianos. Estas fuerzas lo que han hecho es apoyar el proceso de paz y contribuir para que sea un éxito. Acompañamos el esfuerzo del presidente Santos en su intento. Gracias a la Fuerza Pública es que hoy se puede pensar en la paz. 
 
Sin embargo, hay sectores que hablan de una supuesta desmoralización de la tropa...
Durante el proceso de negociación, desde 2012, aquí lo único que ha habido es una ofensiva en la lucha contra la subversión. En el gobierno Santos se han neutralizado 55 cabecillas de frente o columna móvil de las Farc y 19 del Eln. Hay que tener en cuenta que son personas que llevan más de 50 años en la subversión. El que hoy tengamos el menor número de integrantes de las guerrillas en la historia es gracias a ese esfuerzo. Nadie puede decir que nuestra ofensiva militar está decayendo. 
 
¿Y qué tanto golpean la moral de la tropa hechos como los recientes del Cauca?
A todos los colombianos nos duelen. Y en este Ministerio nos duele particularmente la muerte de cada soldado. Pero eso debe producir un efecto contrario a la desmoralización y es arreciar en la ofensiva contra esos bandidos de las Farc y el Eln. 
 
¿No cree que ese “arreciar” podría desestabilizar más el proceso de paz de La Habana?
La única razón por la que las Farc están sentadas en La Habana es porque las Fuerzas Militares y de Policía los llevaron a tal punto que vieron que la única salida era la negociación política. Y eso significa, para adelante, que tenemos una misión, unas órdenes específicas del presidente, y lo que hay es una ofensiva contra todas las organizaciones que representen un peligro para los colombianos. 
 
Desde que se inició la tregua unilateral, ¿cuáles han sido los resultados de las operaciones contra las Farc?
Se han incautado 14 toneladas de explosivos, se han destruido más de 3.700 artefactos explosivos improvisados y más de 500 guerrilleros neutralizados. 
 
¿Cuando dice “neutralizados” se refiere a dados de baja?
Nuestras fuerzas respetan los derechos humanos y la instrucción es privilegiar la desmovilización sobre las capturas, y las capturas sobre los muertos en desarrollo de operaciones. En esos tres elementos está ese índice. Las desmovilizaciones voluntarias se incrementan en la medida en que estos escenarios dan resultado. Por supuesto, ayuda la información de inteligencia y la coordinación con la Fiscalía para lograr capturas, aunque también hay gente que, desafortunadamente, pierde la vida en combates con la Fuerza Pública. 
 
¿Están preparadas las Fuerzas Militares para el posconflicto?
Están preparadas para lo que sea: para luchar y combatir las amenazas internas y para afrontar los retos que genere un posible posconflicto. El mismo ministro Juan Carlos Pinzón, junto con la viceministra Diana Quintero, han venido diseñando lo que se conoce como el “Plan de Transformación y Futuro de las Fuerzas Armadas”. 
 
Una de las banderas del uribismo es que se ha deteriorado la seguridad en el país. Dice que los datos son del Ministerio de Defensa y los reta a desmentirlo…
Le puedo decir con cifras que el país hoy es más seguro. Colombia tiene hoy la tasa de homicidios más baja de los últimos 34 años, ha reducido el secuestro, los atentados, el hurto, las acciones subversivas, los heridos en la Fuerza Pública. Tenemos el menor número de integrantes de las guerrillas de los últimos 14 años y el 89% del territorio está libre de Farc, Eln y bacrim. 
 
¿Y entonces de dónde salen las cifras del Centro Democrático?
Las cifras están ahí, son públicas y transparentes. Pero es que se puede hacer cualquier asociación y producir toda clase de análisis amañados. Argumentar que el país es más inseguro por cuatro cifras, es falso. Hoy tenemos indicadores que demuestran mejoría. Ahora, que haya cifras que preocupan, como la microextorsión, eso tiene razones de ser y respuesta de política pública. En 2009 incautábamos el 44% del total de la cocaína de Colombia y hoy es el 61%. Eso ha conducido a que los grupos ilegales busquen otras fuentes de financiación.
 
Por eso la microextorsión ha subido y también porque hemos hecho campañas para que la gente denuncie. Pero estamos respondiendo con operaciones y táctica en un trabajo conjunto en coordinación con la Fiscalía. Y estamos en unión con la comunidad, implementando protocolos de protección y acompañamiento a quienes denuncian. Ahora, una vez se consigue la captura, el problema es que este es un delito contra el patrimonio económico, lo cual le da penas más bajas. En el Congreso tenemos un proyecto para convertir la extorsión en un delito que atenta contra la autonomía personal. 
 
¿Entonces no es cierto que las bacrim se están fortaleciendo?
Pues en 2006 había 33 bandas criminales, hoy hay tres. Y sólo una tiene una presencia territorial amplia, las otras dos son muy focalizadas. No veo fortalecimiento. Los cabecillas de primer y segundo niveles están todos neutralizados.
últimas noticias