Navarro, el de las mil batallas

Antonio Navarro, candidato al Senado por la Alianza Verde, reconoció que lamenta que la izquierda no haya sido capaz de unirse para llegar a la Presidencia. Cree que quien gasta en una campaña $3.000 millones piensa robar al erario.

Antonio Navarro es candidato por la Alianza Verde al Senado de la República. /Archivo

El miércoles 31 de julio de 1991, al filo de la medianoche, la Asamblea Nacional Constituyente aprobó el último de los artículos de la nueva Constitución. Uno de los presidentes de este histórico encuentro fue Antonio Navarro, de la Alianza Democrática, que resultó de la desmovilización del M-19. Desde entonces Navarro no ha dejado de hacer política. Fue senador, representante a la Cámara, alcalde de Pasto y gobernador de Nariño. En su nueva aspiración al Senado en marzo, responde las preguntas de los lectores de El Espectador que le escribieron a través del hashtag #SeñorCandidato.

@anfesago: ¿Por qué votar por usted y no votar en blanco? ¿No ha tenido suficientes oportunidades?

Yo hecho las cosas bien. He sido buen alcalde, buen gobernador, buen congresista, construí la Constituyente. Yo les pregunto a quienes quieren votar en blanco al Congreso si de verdad no encuentran a ningún candidato bueno en los 820 que hay. Alguno servirá. Una de mis propuestas es mejorar la educación, tenemos un plan concreto de 200 mil nuevos maestros de alta calidad con mejores salarios, 500 mil cupos universitarios en los próximos 10 años, la finalización de la doble jornada en colegios públicos, entre otras cosas.

Jaime Villa: ¿Qué tan viable cree que sería disminuir los salarios de los congresistas y a la vez aumentar el salario mínimo legal vigente?

No sé igualan las dos cifras así se disminuyan mucho los salarios de los congresistas. Yo creo que sí hay que hacer un aumento en el salario mínimo, pero lo más importante es trabajar por la formalización laboral para dar más estabilidad.

Ana María Giraldo V.: ¿Qué piensa de que una campaña al Congreso pueda valer entre $3.000 y $5.000 millones, cuando el salario de un congresista no supera los $1.200 millones en todo el período?

El que invierte ese dinero en una campaña al Senado, roba. No hay aportantes empresarios filántropos. Si es así, el político va a usar el serrucho para los contratos, la famosa mermelada que consiste en que el político candidato le dice al alcalde “yo le consigo los 15 mil millones de pesos para hacer el acueducto que usted necesita”. El político consigue la plata, pero de inmediato pone las condiciones: “este ingeniero amigo es el que debe hacer el contrato”. Y el ingeniero termina dándole un porcentaje al alcalde, uno al político y otro para él. Al final la obra termina a la mitad.

Jonaldy Heli Quintero: ¿Por qué cree que existe una percepción tan negativa sobre los candidatos y los partidos políticos?

Porque la política es de muy mala calidad y el origen de eso, especialmente en el Congreso, radica en la manera en que se elige a los congresistas. Se ha vuelto un negocio, no sólo para los candidatos, sino también para los electores que dicen “si no me da plata, no voto por usted”. Eso lo escucha uno en todos lados. Por eso hay que cambiar el sistema electoral, hay que acabar con el voto preferente.

@EstebanTrujill6: ¿Está de acuerdo con tumbar la reelección presidencial?

Sí, propongo no más reelección presidencial y cinco años de período presidencial. Unos estudios en universidades de Estados Unidos de gerentes de las empresas muestran que el máximo rendimiento se logra en cinco años.

Marcha Mundial Pro-Cannabica: ¿Propondría incluir a los campesinos y jíbaros de marihuana en una nueva economía legal?

Hay que esperar los resultados de los países que han decidido aprobar esa iniciativa, como Uruguay. El lío al final no es la marihuana, sino la cocaína, la heroína, las anfetaminas, pues las drogas químicas producen daños muy complicados.

@CAMROJAS60532: ¿Qué debería tener el proceso de paz con las Farc que sí tuvo el del M19?

Un cese del fuego que ni siquiera fue negociado sino fue real. Yo creo que el proceso de paz de La Habana va bien en la mesa pero mal en la calle, porque nadie entiende cómo un proceso de paz avanza en medio de la guerra. Yo diría que se necesitan más hechos de paz y eso no se soluciona poniendo bombas.

@hectorh2h: ¿Por quién votaría en segunda vuelta, Óscar Iván Zuluaga o Juan Manuel Santos?

Votaría en blanco, porque no me gusta ninguno de los dos. Además, no voy a votar de ninguna manera por la reelección de Santos, porque estoy en contra de la figura y del candidato.

@jhonj30: ¿Reparó usted a las víctimas que dejó luego de que lo indultaran por pertenecer al M19?

Nosotros hicimos una negociación de paz al estilo del país de 1990 y cumplimos y sobrecumplimos, porque mataron a Carlos Pizarro y no nos devolvimos al monte ni a las armas, aquí estamos.

@Nataliq: ¿Por qué la izquierda no ha logrado unirse para tener una vocación real de poder en el país?

Esa pregunta no la puedo responder, porque tampoco sé por qué. Sinceramente creo que teníamos una muy buena oportunidad en estas elecciones, pero no fuimos capaces de encontrar un mecanismo de unidad. Por eso, cuando me di cuenta de que no iba a ser posible esa unidad, pasé de ser precandidato a la Presidencia a ser candidato al Senado, con la ilusión de construir un proyecto político que tenga la fortaleza de acompañar una candidatura presidencial en las próximas elecciones.