Navarro y Robledo apoyan coalición contra la corrupción

La coalición contra la corrupción propuesta por la senadora y precandidata presidencial del partido verde, Claudia López, ya fue respaldada por dos de los cinco líderes más importantes que pretende agrupar.

La precandidatura de Claudia López a la presidencia de la república trajo consigo un revolcón en los llamados nuevos partidos. Además de anunciar que su objetivo, de llegar a ser elegida como presidenta, será combatir la corrupción desde lo más alto del poder político, López fue por más y se animó a convocar una coalición ciudadana, que no sea una unión partidista, y que defienda esa misma lucha. (Vea aquí: "Tenemos que domesticar a la clase política": Claudia López)

Lejos de querer ocultar sus intenciones, López es franca al hablar de esta unión política. La senadora admite que si los posibles candidatos que defienden este objetivo, entre ellos Jorge Robledo, Sergio Fajardo, Clara López, Antonio Navarro y ella; se dividen, seguramente la maquinaria política de candidatos como Germán Vargas Lleras, los aplastarán.

A ese llamado de unión ya respondieron dos de los cinco principales políticos que encabezarían esta coalición. El senador Jorge Enrique Robledo, del Polo Democrático Alternativo, aseguró está de acuerdo con la idea de generar algún tipo de fuerza conjunta. Sin embargo, Robledo ya es un precandidato formal de su partido, al igual que López, así que los dos tendrán que ver cómo hacer compatible su participación partidista con la coalición anticorrupción.

La otra persona que se pronunció sobre el tema fue Antonio Navarro Wolf, quien a través de su cuenta de Twitter dijo: “Estando ya en vías de solución el conflicto armado, la prioridad debe ser combatir a fondo la corrupción. Es el problema nacional # 1”.

Aunque Navarro no ha decidido aún si participa o no de las próximas elecciones presidenciales, en una entrevista dada al diario El Tiempo, Claudia López confesó que es él el cerebro de la iniciativa. Por su parte, Navarro cree los temas que han guiado las últimas cinco elecciones presidenciales, la paz, la guerra y las Farc ya están resueltas y que lo más importante ahora es "proponer la eliminación de la corrupción en la vida pública como una prioridad sensata y necesaria para el 2018”.

La lucha contra la corrupción parece ser la línea que tomarán los diferentes candidatos presidenciales. El tema cobra importancia ahora que salen a la luz las evidencias de los pagos de sobornos millonarios a funcionarios públicos para adjudicar contratos en el caso Odebrecht y por los que ya cayeron Gabriel García, exviceministro de transporte de Álvaro Uribe, y  Otto Bula, excongresista liberal que reemplazó a Mario Uribe en su periodo 2006-2010, cuando este fue detenido por la parapolítica.