Negociadores de paz aplazan viaje a Cuba

Se reunirán nuevamente para concretar las últimas coincidencias y llegar al diálogo con las Farc con un mayor consenso

No ha habido el suficiente consenso para comenzar diálogo con las FarcMinisterio del Interior

Las divergencias que prevalecen sobre las coincidencias entre los del Sí y los del No fueron el principal motivo que tuvo el equipo negociador de paz para decidir aplazar el viaje que tenía previsto para este jueves a La Habana y anunció un último encuentro en Colombia, antes de reunirse con las Farc. “Para terminar trabajo constructivo con representantes del No, movimos viaje a La Habana para mañana (viernes)”, confirmó el equipo del gobierno.

Es innegable, sin embargo, que no se trata de una decisión a ligera y tampoco refleja las supuestas coincidencias a las que habían llegado los representantes del No, entre ellos, el exprocurador Alejandro Ordóñez, la exministra Marta Lucía Ramírez, el expresidente Álvaro Uribe y sus delegados, voces cristianas y representantes de víctimas del conflicto, con el equipo negociador del gobierno, liderado por Humberto de la Calle. (Lea: Santos quiere hacer conejo con el acuerdo: Alejandro Ordóñez).

Lo que sí parece estar sucediendo es lo que horas antes confirmó el exprocurador Alejandro Ordóñez y es que no ha sido posible llegar a la concreción de acuerdos precisos sobre temas fundamentales, necesarios para comenzar un nuevo ciclo de conversaciones con las Farc y lograr un nuevo acuerdo de paz. “Hoy comenzamos bitácora con propuestas para llevar y discutir en La Habana”, explicó el equipo negociador mientras el país espera conocer ese documento final que le permita avanzar hacia un consenso nacional. (Lea: ¿En qué cederán gobierno y Farc?).

Desde la semana pasada, los voceros del Sí y del No han venido sosteniendo una serie de reuniones en el Ministerio del Interior donde han puesto sobre la mesa la discusión de los puntos más álgidos: la posibilidad de que los máximos responsables de crímenes de guerra y de lesa humanidad puedan recuperar sus derechos políticos de forma progresiva.

Esto implica que no podrían ser elegibles hasta tanto no hayan cumplido la pena que se les aplique en desarrollo de la jurisdicción especial de paz y, en ese sentido, quedaría descartado de tajo que participaran en las elecciones del 2018. Sin embargo, en eso quedó la propuesta: sobre la mesa y sin conocer una posición clara sobre este asunto por parte de las Farc. (Lea: ¿Qué ha pasado durante un mes sin acuerdo de paz con las Farc?).

Con este panorama, el equipo negociador se devuelve este viernes –y no hoy- como se preveía-  a Cuba a iniciar un nuevo diálogo que tampoco será fácil. Las Farc han demostrado tener verdadera voluntad de paz, pero el tiempo sigue corriendo y, sin duda, es un factor que puede jugar no solo en contra de la intención de esa guerrilla sino contra la misma paciencia de los colombianos. 

Temas relacionados