¿Por qué no habrá debate contra Uribe en el Senado?

Se trata de la primera división de la bancada santista.

El senador Álvaro Uribe. / Andrés Torres

En medio de una candente polémica, el Senado —con una votación de 52 contra 30— hundió la solicitud de adelantar un debate sobre el paramilitarismo en el país y la presunta responsabilidad del expresidente y hoy senador Álvaro Uribe, propuesto por Iván Cepeda, del Polo Democrático.

Una decisión que generó la airada protesta de esa colectividad, que alegó que por primera vez, como partido de oposición, se les coarta la posibilidad de debatir.

La discusión de fondo se centró en el que un congresista le haga un debate de control político a otro congresista. Quienes se negaron a aprobar la proposición plantearon que el reglamento del Legislativo no permite ese tipo de debates. Para Iván Cepeda, es “impresentable” que el Senado se niegue a dar la discusión sobre el paramilitarismo de cara al país, mientras que Alexánder López, también senador del Polo, advirtió que tomarán acciones jurídicas para defender su postura como partido de oposición.

La senadora de la Alianza Verde Claudia López se unió a esta crítica y dijo que “es necesario dar la cara, no se puede rechazar un debate por conveniencia personal. No es posible que la bancada de la parapolítica se niegue a hacer un debate solo porque esta vez fue elegido su jefe. Acá tenemos que hablar de parapolítica y de otros debates como la mermelada”.

En ese ir y venir de argumentos, el senador Ernesto Macías, del Centro Democrático, denunció que los abogados de Cepeda le habían pagado a Óscar Antonio Monsalve, padre de Juan Guillermo Monsalve —quien acusó a Uribe de tener vínculos con el narcotráfico y ordenar una masacre— para que testificara en contra del exmandatario, ofreciéndole incluso asilo en Argentina.

Este señalamiento fue calificado por Cepeda como una calumnia: “No entiendo por qué el expresidente Uribe dice que está dispuesto a aceptar el debate y sus copartidarios votan en contra. Esto no es una cuestión de chismes y argumentos flojos, es un tema de toda la seriedad que debe conocer el país”.

Temas relacionados