"No negocio ni me dejo presionar": senadora Maritza Martínez explica por qué se salió de la plenaria

La congresista, que se ausentó ayer en el momento de la votación, señaló que no votó porque no la dejaron tomar la palabra para dejar una constancia sobre las objeciones a la JEP. Responde a las acusaciones que dicen que el Gobierno pagó su ausencia con el nombramiento de una persona cercana en Cormacarena.

Maritza Martínez, senadora del Partido de la U.
Maritza Martínez, senadora del Partido de la U. Cristian Garavito - El Espectador

Ha estado en el ojo del huracán por su posición ayer y ausentarse del recinto a la hora la votación. ¿Cómo explicarlo?

La verdad es que es sencillo. Yo participo en la totalidad de plenarias, nunca dejo de asistir. Intento no abusar jamás del uso de la palabra porque esas plenarias eternas terminan afectando la labor legislativa, pero cuando tengo una causa, una convicción o una posición, me hago escuchar. Ayer lo que ocurrió fue sencillo. Para los colombianos no es evidente, pero para nosotros sí. El lunes anterior duramos cerca de ocho horas solamente oyendo unos impedimentos y unas recusaciones y estuve desde el inicio hasta el final. 

¿Y qué pasó ayer?

Ayer se definieron los últimos impedimentos. Fui a hablar con el presidente de la corporación y le pedí para escribirme para hablar después de que hablaran los ponentes y los voceros. Nunca he tenido ninguna duda en el tema de la paz y sigo sin tenerla, pero a mí no me van a impedir hablar, fijar mis posiciones y dejar mis constancias cuando lo considero indispensable. Yo di una pelea muy dura acá en el Congreso que me costó persecución e insultos parecidos a los de ahora cuando presenté la proposición que se refería a los delitos sexuales cometidos contra menores durante el conflicto armado para imponerles penas ordinarias. Pero sé que hizo lo correcto y la Corte Constitucional lo declaró inexequible, pero no por no tener la razón, sino porque ya había quedado consignado en el Acuerdo de una manera que no se podía cambiar en el Congreso. Entonces, si no puedo expresar mi opinión, quiere decir que mi voto tampoco es indispensable. Ojalá quede aprobado el informe con la votación de ayer. 

Le puede interesar: ¿Hubo mermelada para la senadora Maritza Martínez?

¿Y qué está pidiendo hoy?

Estoy acá pidiendo nuevamente que se me permita dejar mi constancia y no tengo lío alguna, porque soy defensora de la paz. 

En las redes se dice que está con el Gobierno, que respaldó la adhesión de la U al gobierno de Duque...

Soy una persona coherente y, efectivamente, mi postura con el partido fue apoyar en segunda vuelta a Duque. Y lo que viene, en consecuencia, es ser parte del Gobierno o poder participar activamente bajo el nuevo régimen que hay. Eso es en consecuencia de haber tomado esa decisión política en ese momento, pero siempre dejando claro que en el tema de la paz hay una postura que no tiene discusión. 

También trascendió el nombramiento de Orlando Barbosa Villalba, que figura en sus cuentas de financiación de campaña y lo asociaban como el pago a su ausentismo. ¿Qué dice al respecto?

En estos años en el Senado he logrado el respeto de los colegas. Hago mi trabajo de manera seria y responsable y jamás me presto a movidas extrañas y nunca he recibido oferta de ningún gobierno. Hay personas a las que ni siquiera les ofrecen nada porque saben cuál es su línea de comportamiento. Yo soy una de ellas. A mí no me tiene que ofrecer ni yo voy a estar pendiente de que me den nada. Yo actúo en consecuencia de mis convicciones y mi experiencia. No es agradable estar en el ojo del huracán porque se ha generado en torno a la paz la excusa perfecta para generar una gran violencia, del lado de quienes la defienden y de quienes la atacan. Yo no soy radical y nunca lo he sido, nunca he subido el tono de la voz, pero reconocer que tengo mis posturas claras. No negocio ni me dejo presionar. Si hoy no me permiten dejar mi constancia, igual no voto. Si me lo permiten, claro que voto. 

Si se le da la palabra y deja la constancia, ¿en qué sentido votaría?

Mi voto será negativo para las objeciones, acompañando a la U. Eso nunca ha estado en duda, siempre que se me permita dejar mi constancia. Si no me permiten ejercer mi derecho para que esta quede en las actas de la plenaria conste en los anales del Congreso de la República, no voto. Con ese artículo siento que no he logrado la tranquilidad total. Me alegra que otros la hayan logrado, pero siento que ese es un agujerito chiquito que, si se abusa de él en un país donde el narcotráfico y la delincuencia saben cómo cooptar distintas instancias, se puede convertir en un agujero grande. 

¿Qué constancia quiere dejar?

Quiero dejar la constancia que voto ese artículo porque hace parte de un bloque, pero que debe interpretarse en el sentido que yo considero.