No soy enemigo de los cafeteros, dice Santos