No vamos a ceder un milímetro de soberanía: Congreso colombiano

La clase política cerró filas para rodear al Gobierno Nacional en el diferendo limítrofe.

La clase política rodeó al Gobierno Nacional luego de la decisión de la Corte Internacional de Justicia de La Haya de admitir la demanda de Nicaragua para fijar el "rumbo exacto" de la plataforma continental.

Dentro de los líderes políticos colombianos hubo un rechazo generalizado a la decisión de la Corte frente a la intención del país centroamericano de extender su plataforma 200 millas marinas de la costa en el Caribe.

El presidente del Senado, (liberal) Luis Fernando Velasco, dijo que “no conozco un congresista que esté dispuesto a ceder un milímetro de soberanía”.

No me imagino un Congreso que pase a ratificar un tratado que entregue el territorio colombiano en un caso donde es claro que Nicaragua no ha presentado pruebas técnicas que sustenten sus afirmaciones”, señaló.

A su turno, el senador (La U) Óscar Mauricio Lizcano defendió y respaldo la decisión del presidente Santos de retirar al país del litigio y no aplicar el fallo de La Haya.

“No se ha perdido la plataforma continental extendida pero quedarnos en el litigio sería un riesgo muy grande para soberanía de Colombia”, indicó.

Sobre el tema, el representante David Barguil Assis (conservador) dijo que “hay que rechazar fallos de La Haya”.

“Los intereses segados a favor Nicaragua fueron advertidos por la excanciller Noemí Sanin y el exviceministro Miguel Ceballos”, señaló.

En el mismo sentido, el senador Carlos Fernando Galán (Cambio Radical) dijo que “había argumentos fuertes de Colombia para que no se declarara competente La Haya en este proceso”.

Managua solicitó en septiembre de 2013 a la CIJ que falle y declare "el rumbo exacto" de una plataforma continental en el Caribe, más allá de las 200 millas náuticas de la costa nicaragüense, sin perjuicio de derechos de terceros estados.

Para Managua, la Corte no se pronunció sobre este tema en una sentencia dictada en 2012 que ratificó la soberanía colombiana sobre un grupo de islas del archipiélago de San Andrés y cayos adyacentes, pero que concedió por otra parte a Nicaragua una amplia zona en el Caribe, antes bajo dominio de Bogotá. 

La siguiente es la declaración de todos los partidos con representación en el Congreso de Colombia:

1. Manifestamos nuestro rechazo al reciente fallo del Tribunal de La Haya.

2. Expresamos que la defensa de la integridad territorial debe ser un propósito colectivo, por encima de cualquier diferencia política o ideológica.

3. Rechazamos la competencia de la Corte Internacional de La Haya sobre los reclamos de Nicaragua en torno al fallo de 2012 y sobre la plataforma continental de Colombia.

4. Compartimos la determinación gubernamental de no seguir concurriendo a los procesos del Tribunal de La Haya que involucren a nuestro país y abrir una negociación directa con Nicaragua.

5. Ratificamos que los límites territoriales y marítimos del país solamente se pueden modificar mediante tratados internacionales aprobados por el congreso Nacional, y expresamos nuestra negativa a aprobar cualquier decisión que menoscabe los derechos de Colombia.

6. Expresamos nuestra solidaridad con nuestros compatriotas raizales y habitantes del Archipiélago de san Andrés y Providencia, y nuestra voluntad de adelantar los más pronto posible el más amplio debate público sobre estos asuntos con el propósito de establecer eventuales responsabilidades y para neutralizar riesgos futuros contra nuestra integridad territorial”.