“No voy a caer en el absurdo de que haya un policía por bar”: vicepresidenta

Noticias destacadas de Política

Marta Lucía Ramírez explicó que la idea de que policías sean conductores elegidos se dio en el marco de una mesa técnica que estudia crear un protocolo para establecimientos comerciales donde venden licor para controlen su venta y consumo y evitar casos como el de la joven Ana María Castro.

Tras la lluvia de críticas por haber propuesto que la Policía asumiera una función al estilo de conductor elegido a personas con alto grado de alicoramiento, la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez reconoció que fue un error la propuesta, en cuanto a que la institución no tiene capacidad humana para hacerlo.

Lea: Policía podrá acompañar a personas ebrias hasta sus casas: Marta Lucía Ramírez.

“No es una propuesta que esté haciendo, en las reuniones (de la mesa técnica) se habló de que en el Código de Policía hay unos artículos que hablan de la asistencia de la Policía. Fui ministra de la Defensa, conozco a la institución, sus capacidades y limitaciones, no podemos tener un policía por bar, eso está en el absurdo”, señaló a los micrófonos de Blu Radio.

Igualmente, el director de la Policía, el mayor general Jorge Luis Vargas, dio un parte de tranquilidad en sus redes sociales señalando que desde Vicepresidencia no se ha dado ninguna orden para que los uniformados actúen como conductores elegidos. “La institución participa en las mesas técnicas para definir acciones integrales de protección a la mujer en establecimientos públicos”.

Esta mesa técnica para diseñar un protocolo se da en el marco del feminicidio de la joven Ana María Castro el pasado 5 de marzo de 2020, quien se encontraba en estado de indefensión por su estado de alicoramiento y fue hallada tirada entre la calle 80 con carrera 68.

Más: Muerte de Ana María Castro: Fiscalía habla de feminicidio y los defensores, de imprudencia fatal.

Este protocolo busca comprometer a administradores de bares en el cuidado de sus clientas, así como llamar a la ciudadanía en general a rechazar la venta indiscriminada de licor cuando hay alguien que se encuentra en estado de embriaguez.

“Esto es un tema de corresponsabilidad de los sitios que venden licor, la sociedad como un todo y de la Policía”, dijo Ramírez a Blu, apuntando que la institución entraría a actuar como última instancia en situaciones en que sea alertada a través de la línea 155.

La propuesta inicial de uniformados que sirvan como conductores elegidos fue rechazado por autoridades locales como la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien dijo que “la Policía tiene que concentrar en seguridad ciudadana, prevención del delito, captura de delincuentes y desarticulación de bandas criminales. Bogotá necesita al menos 10.000 policías más. Distraer a los pocos que tenemos en temas al margen de sus prioridades no tiene sentido”.

Comparte en redes: