“Nos podemos sentar a dialogar sobre la implementación del acuerdo”: Santos a Uribe

Desde el Vaticano, el presidente descartó de tajo la reiteración del exmandatario Uribe para realizar modificaciones al acuerdo de paz firmado con las Farc.

EFE

De la reunión con el papa Francisco no salió ninguna conclusión. Tanto el presidente Juan Manuel Santos como el senador Álvaro Uribe Vélez se mantuvieron en sus posiciones encontradas frente al acuerdo de paz con las Farc por lo que no hubo ningún acuerdo de este encuentro. (Vea imágenes de la reunión).

El papa Francisco buscando acercar a estos dos personajes políticos medió en una reunión realizada en la Santa Sede para que se llegara a una conciliación sobre la implementación del acuerdo de paz, pero no lo logró. El expresidente Uribe reiteró al mandatario que debe permitir cambios en algunos puntos del acuerdo, entre tanto, el presidente le dijo que el Gobierno está dispuesto a sentarse a dialogar sobre la implementación del acuerdo más no sobre lo acordado como tal con la guerrilla.

“A nadie le conviene ni la división ni la polarización y que mejor que en la paz se pueda hacer coincidir nuestras opiniones. Le explicamos a Uribe que los acuerdos ya están firmados y en proceso de implementación y que es ahí que podemos sentarnos a analizar cómo quieren los colombianos que se implementen esos acuerdos”, señaló el recién elegido Nobel de Paz 2016, quien agradeció al papa Francisco su gesto de mediar en dicho encuentro.

Frente a la oposición de Uribe contra el 'fast track' aprobado por la Corte Constitucional para agilizar la implementación de los acuerdos, Santos les aseguró al Santo Padre y a Uribe que abreviar en el Congreso este proceso es la mejor decisión "porque aprendimos que es fundamental acortar los tiempos entre el momento en que se firma el acuerdo y se comienza a implementar".

Esta es la tercera vez que el presidente Juan Manuel Santos sostiene un encuentro con el papa Francisco, quien ha reiterado en distintas oportunidades su apoyo al proceso de paz en Colombia. Aprovechó para entregarle el balígrafo, símbolo del fin del conflicto armado en Colombia y el mismo con el que se firmó el acuerdo final de paz. Es símbolo de "la transición de las balas a la educación, al futuro".