La nueva controversia de Yahír Acuña

La enrevesada novela sobre la aspiración del excongresista Yahír Acuña a la Gobernación de Sucre parece no tener final.

Yahír Acuña. / Archivo.

Es importante recordar que Acuña salió elegido representante a la Cámara para el período 2014-2018, pero pocos meses después de posesionarse renunció para aspirar a la Gobernación de su departamento. Lo hizo confiado en que el movimiento Cien por Ciento Colombia, con el que había salido elegido, le proveería la institucionalidad necesaria, pero no fue así.

Hace un mes el Consejo Nacional Electoral le canceló la personería a Cien por Ciento Colombia y Acuña se vio obligado a buscar una colectividad que lo avalara, pero no ha sido tarea fácil, pues su nombre parece revestirse de escándalos, acusaciones de corrupción y fantasmas del paramilitarismo.

Acuña difundió el rumor de que había sido avalado, pero los senadores sucreños de Opción Ciudadana, Teresita García —hermana del excongresista condenado por parapolítica Álvaro García— y Julio Miguel Guerra se mostraron en desacuerdo y aseguraron que, de ser cierto, impugnarán la decisión.

La senadora García Romero señaló que ellos tienen la responsabilidad de “evitar que se presenten irregularidades que terminen perjudicando el nombre del partido y que razones mercantilistas primen sobre los intereses de los miembros de la colectividad”.

La claridad vino de boca de Ángel Alirio Moreno, presidente de Opción Ciudadana, quien reconoció que se han adelantado conversaciones informales con Acuña, pero que aún no se ha tomado decisión alguna al respecto. “Hay un procedimiento que implica cumplir con una afiliación y hasta el 28 de marzo se puede afiliar, luego son tres meses para adquirir el estatus de miembro del partido”, explicó.

Y concluyó Moreno: “Estamos abiertos a la solicitud de avales, hay un Comité Ejecutivo y una Dirección Nacional que se encargarán de estudiar y decidir a quién se le otorga aval de acuerdo con una conveniencia política y ciertos parámetros, y hay que tener en cuenta que existirá la vigilancia del Ministerio del Interior y los organismos electorales, que serán los encargados de hacer el filtro. También se conocen desacuerdos dentro del partido, que son criterios que deberán tenerse en cuenta”.