Nuevo balance de la ONU sobre cese bilateral entre el Estado y el ELN

El organismo señaló que hay zonas del país en las que los equipos de la misión no han podido ingresar para hacer la verificación, debido a la sensible situación de seguridad.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU. AFP

En una carta enviada a la presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, secretario general de la organización internacional, expuso los avances sobre las tareas que desarrolla la Misión de Verificación que hace el monitoreo del cese al fuego bilateral entre el Estado y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) desde el pasado mes de septiembre, considerando que, hasta el momento, el balance es positivo en varios sentidos.

El primero es que no se han presentado enfrentamientos entre la Fuerza Pública y el ELN, así como tampoco ha habido atentados en contra de la infraestructura, “en marcado contraste con la situación anterior a la entrada en vigor del cese al fuego”.

Lea: Juan C. Restrepo renunció como jefe negociador del gobierno en diálogos con el Eln

Señala también que, si bien, se han presentado incidentes en los que se ha visto involucrada la población civil, en los lugares afectados la comunidad afirma que la violencia ha disminuido y la situación humanitaria ha mejorado.

Agrega la carta que también hay avance en cuanto a la implementación del primer punto del programa de negociación, en el que se han llevado a cabo audiencias públicas con la participación de organizaciones sociales. “Entre el 31 de octubre y el 16 de noviembre de 2017, 192 representantes de 181 organizaciones participaron en dichas audiencias”, dice la misiva.

No obstante, el balance positivo, también se señala que en varias zonas del país se ha dificultado el proceso de verificación por parte de la misión y la coordinación del movimiento de las tropas tanto del Ejército como del ELN. El primer factor que ha representado dificultad han sido las diferencias entre las partes en cuanto a la interpretación de los actos que quedaron prohibidos en el acuerdo del cese al fuego, es decir, en cuanto al alcance de mando del mecanismo.

El otro factor tiene que ver con las condiciones sensibles de seguridad en varias zonas del conflicto, que ha retrasado el ingreso de los equipos de las Naciones Unidas. “Esas dificultades no eran inesperadas, dado que se trata del primer cese al fuego bilateral jamás pactado entre el Gobierno y el Ejército de Liberación Nacional, y que el acuerdo no abarca algo tan importante como la separación de las fuerzas”, escribe Guterres, para quien "los resultados del cese al fuego temporal, transcurridos más de dos meses desde su entrada en vigor el 1 de octubre de 2017, son sin duda alguna positivos en relación con dos de sus objetivos fundamentales: los combates han cesado y las comunidades S/2017/1037 4/4 17-22277 más vulnerables disfrutan de una disminución patente de la violencia en las zonas afectadas por el conflicto".