Obama-Santos se reunirán en diciembre

El presidente estadounidense, Barack Obama, le transmitirá personalmente al presidente Juan Manuel Santos su apoyo a los esfuerzos por avanzar en el proceso de paz con las Farc cuando se reúnan el próximo 3 de diciembre.

“Obama tiene previsto reiterar su continuo apoyo a los esfuerzos de su gobierno para lograr la paz y construir una sociedad más democrática”, dijo Carney, quien además agregó que la visita quiere poner de manifiesto “la prolongada asociación” entre Estados Unidos y Colombia.

Un respaldo que llega en momentos en que los diálogos de La Habana (Cuba) parecen estancados, se incrementan las dudas sobre la posibilidad de poner fin al conflicto a través de un acuerdo y la oposición —en plena precampaña y encarnada en el uribismo— redobla sus críticas contra la deriva de las negociaciones.

Según el vocero estadounidense, Obama también espera hablar con Santos sobre la cooperación para “promover la seguridad ciudadana y el respeto hacia los derechos humanos”, así como del Tratado de Libre Comercio (TLC), que en mayo de este año cumplió un año.

Precisamente ayer, mediante un comunicado conjunto, las delegaciones de paz del Gobierno y las Farc en Cuba anunciaron que el decimosexto ciclo de negociaciones, que terminaba mañana, se extenderá hasta el próximo lunes 2 de noviembre, con “el objeto de avanzar en la discusión y construcción de acuerdos en torno al segundo punto de la agenda”.

La participación en política se viene discutiendo desde el pasado 26 de mayo, cuando los equipos negociadores suscribieron un acuerdo parcial en el primer punto de la agenda, referente al desarrollo agrario, el que requirió siete meses para concretar un acuerdo. Hoy, el punto de la participación en política lleva poco más de cinco meses en discusión.

Sin embargo, la premura que se le ha impuesto al proceso de paz por cuenta del inicio del debate electoral de 2014 y el plazo de “meses” que el presidente Santos fijó para tener un acuerdo final de terminación del conflicto, tiene a la opinión pública pidiendo resultados concretos. Para los analistas, la “foto” de Santos con Obama en la Casa Blanca no sólo ayudará al mandatario colombiano a legitimar su postura en el proceso de paz, sino que será la mejor propaganda para su eventual candidatura a la reelección.