Odín Sánchez será liberado el 2 de febrero

Los equipos negociadores del Gobierno y la guerrilla alcanzaron un nuevo acuerdo para dar paso a la fase pública de diálogos. La mesa de diálogos con el Eln se instalará el 7 de febrero y la primera ronda de negociaciones comenzará un día después.

Han pasado casi seis años desde que se iniciaron los diálogos exploratorios entre el Gobierno y el Eln. Se han realizado un sinnúmero de ronda de trabajo, ha habido más de tres suspensiones del  proceso, incluyendo la cancelación de la instalación de la fase pública el pasado 27 de octubre, cuando todo ya estaba listo para recibir a las delegaciones de paz.  Ahora un nuevo viento sopla a favor de la mesa de negociación de Quito. Luego de más de dos meses de congelamiento del proceso, las partes alcanzaron un nuevo acuerdo para darle paso al inicio del proceso formal de negociación. (Vea aquí el especial sobre el proceso de paz con el ELN)

En primer término, los negociadores de Gobierno y guerrilla acordaron que el 7 de febrero se instalará en la capital de Ecuador la mesa  de negociación que abordará la agenda de cinco puntos. En segunda instancia, pactaron que el 2 de febrero se realizará la liberación del exrepresentante a la Cámara Odín Sánchez, quien permanece en cautiverio desde abril de 2016, cuando fue intercambiado por su hermano Patrocinio, quien padece de una grave enfermedad. Y este precisamente fue el nudo gordiano que impidió que el proceso con los “elenos” avanzara con paso firme a final de año. (Estos son los dos sitios donde gobierno y ELN adelantarán el proceso de paz)

El presidente Juan Manuel Santos fue incisivo en que sin la liberación del excongresista chocoano no habría fase pública. Por su parte el Eln argumentó en su momento que Sánchez no sería liberado hasta que el Gobierno no cumplirá con el compromiso de nombrar gestores de paz a dos jefes guerrilleros presos e indultara  a otros dos. En ese momento las relaciones se tensaron. Surgieron especulaciones de que Odín estaba muerto o en poder de una unidad guerrillera que no estaba de acuerdo con el proceso. (ELN revela lista de delegados que integrarán mesa de diálogos de paz)

En este contexto, el Gobierno anunció que el Eln había solicitado suspender por poco más de un mes los diálogos exploratorios e ir a consultas internas en su máxima instancia para buscar la fórmula que permitiera finalmente iniciar la fase pública. Y así parece que fue. Las partes reiniciaron trabajo el pasado 12 de enero y cinco días después salió humo blanco del cónclave realizado en la ciudad de Ibarra. Eso sí, nuevamente se adquirieron compromisos y de su cumplimiento depende la instalación de la mesa.

Lo dijo el presidente Santos desde el Foro Mundial Económico realizado en Davos  (Suiza): “Hemos llegado a un acuerdo. Ustedes recordarán que habíamos impuesto una serie de condiciones como la liberación de un secuestrado, esto ya fue acordado y las fechas de la liberación ya están listas. Hay una fechas específicas antes de la fecha que se menciona  para iniciar oficialmente los diálogos, en la que tiene que estar liberado Odín Sánchez. Yo confío en que así será”, puntualizó el mandatario. (Vea aquí: Radiografía militar del Eln)

El otro tema grueso de la negociación tenía que ver con el nombramiento de los dos gestores de paz y el indulto de los otros dos jefes guerrilleros. Al respecto, el Eln había solicitado que se nombrará como gestores a ‘Juan Carlos Cuéllar’ y ‘Eduardo Martínez Quiroz’, ambos recluidos en la cárcel Bellavista, en Medellín. Y además había pedido el indulto de dos comandantes cuyas identidades no se conocieron pero que habían sido procesados por delitos como secuestro, homicidio y narcotráfico. Al respecto, el Gobierno manifestó que el presidente no tenía las facultades para indultar este tipo de delitos. (Vea aquí: Este es el equipo negociador del Gobierno para diálogos de paz con Eln)

Al final, la fórmula fue nombrar a Cuellar y Martínez  como gestores de paz para que se integren al equipo de negociación de la guerrilla; y los indultos tendrán que ser miembros de la guerrilla procesado por delitos políticos como rebelión, asonada o sedición o conductas conexas con el delito político, como porte ilegal de armas, utilización de uniformes e insignias privativas de la fuerza público o violación del espectro electro magnético, entre otros. Sin embargo, este último asunto tendrá que resolverse en los términos en que opera la justicia colombiana, ya que dicho indulto tiene que pasar por las manos de un juez.

Con este acuerdo se despeja el camino para iniciar el proceso de negociación con la segunda guerrilla de país. Un proceso que sin duda será difícil pero que es fundamental para alcanzar lo que el Gobierno ha denominado “la paz  completa”. Ya que para la implementación del acuerdo firmado con  las Farc será necesario que el Eln contribuya para garantizar la estabilidad del cese al fuego en los territorios, minimizar los peligros de disidencias al interior de las Farc y facilitar la operación de las reformas en materia de participación política, solución al problema de las drogas y la reforma rural integral. Todos aspectos que requieren que la insurgencia en su conjunto se monté en el barco de la paz.