Oficiales en retiro piden a gobierno indultar a militares condenados

El general (r) Jaime Ruíz dijo que espera una decisión en ese sentido.

Los militares en retiro se pronunciaron de manera contundente por la decisión del Gobierno Nacional de indultar a 30 guerrilleros de las Farc.

El general Jaime Ruíz Barrera, presidente de la Asociación de Oficiales Retirados de las Fuerzas Militares (ACORE), dijo que señaló que espera que el Gobierno haga lo mismo con los militares y policías presos que con los guerrilleros indultados.

El oficial (r) dijo que muchos de los uniformados están detenidos “injustamente” en las penitenciarías del país.

Ruíz dijo que la vidita de Enrique Santos a La Habana surtió efecto porque inmediatamente ante esa presión, y la exigencia de las Garc y la huelga de hambre de hambre en las cárceles, se tomó la decisión del indulto.

“No somos enemigos de la paz y ojala que todo se solucione, que si hay firma de acuerdo sean bajo la satisfacción de todos los colombianos”, manifestó. 

En una carta enviada al presidente Santos, Acore indicó además que hay más de 180 militares presos que padecen graves enfermedades y limitaciones psicofísicas, alegando que "para ellos no hay nada".

En el mismo sentido, los militares en retiro reclamaron que "hay no menos de 300 militares y más de 800 policías purgando penas en compañía de delincuentes de carrera en cárceles comunes, muy a pesar que la ley 65 de 1993, dio vida al 'fuero penitenciario' para los miembros de la Fuerza Pública.

CARTA ABIERTA

Frente a la noticia del indulto a 30 guerrilleros de las Farc queremos comentar, quienes nos encontramos internos en establecimientos de Reclusión Militar, que esta decisión del Gobierno Nacional es de mal recibo.

Consideramos que el éxito de un proceso que pretenda extenderse en el tiempo, pero además ser estable, es la equidad. Por eso nosotros hemos pedido de tiempo atrás, que si alguna vez había una excarcelación debería darse de lado y lado.

La crítica va contra el gesto de liberar verdugos y no a quienes perdimos la libertad combatiéndolos. Aplaudimos la acción, pero no la parcialidad, la unilateralidad.

Las excusas para definir cualquier situación jurídica favorable para los miembros de la Fuerza Pública, son todas. Los expertos gubernamentales en esta oportunidad han salido a explicar la imposibilidad de una acción similar con los nuestros, afanándose en aclarar que no es posible. Para ello emplean como argumento la Constitución, traen a colación sentencias, declaraciones de expertos jurídicos foráneos todo lo anterior, en aras de consolidar en el imaginario de la opinión pública que es totalmente imposible.

Sin embargo para las Farc bastó la visita de un enviado especial, ajeno al equipo negociador, para abrir las puertas de las cárceles, todo en aras de garantizar que el proceso avance. Eso estaría bien, si se aplicara de igual forma a los miembros de la Fuerza Pública, pues igual somos seres humanos, no somos entelequias, ni estamos desprovistos de una dignidad que si se reconoce a la insurgencia.

Hoy tenemos más de 180 militares presos que padecen graves enfermedades y limitaciones psicofísicas. Para ellos no hay nada. De igual manera, hay no menos de 300 militares y más de 800 policías purgando penas en compañía de delincuentes de carrera en cárceles comunes, muy a pesar que la ley 65 de 1993, dio vida al "Fuero Penitenciario" para los miembros de la Fuerza Pública.

Señor Presidente a usted debe preocuparle que se viole la ley abandonando a Soldados y Policías en mazmorras comunes, mientras hay un gran interés en acomodar en "Patios Especiales", a los guerrilleros para evitarles el estrés que provoca el confinamiento.

Con el respeto que nos merece por su dignidad, queremos decirle que sienta un pésimo precedente con esta decisión. De seguir así en un afán desbordado por cumplirle a las Farc y abandonar a su suerte a SOLDADOS Y POLICÍAS, podemos asegurarle que a las urnas para la refrendación asistirán algunos funcionarios, miembros de organizaciones y movimientos sociales (todos respetables), pero también quienes tienen intereses en que el capítulo con las Farc se cierre rápidamente, por el peligro que representa para su estabilidad jurídica, política y financiera.

Si las cosas siguen así esto no va a funcionar, señor Presidente. No olvide que si bien es cierto que la firma en La Habana es importante, lo es más la "Reconciliación". Y sin equidad, lo que van es a desbordarse los odios, y abrirse las puertas a nuevos ciclos de violencia algo que no quisiéramos se repitiera, pues quienes hemos estado en el frente de batalla  sabemos de la degradación, los horrores e injusticias a los que conduce la guerra.

Las tropas no pueden seguir pensando que las primeras víctimas en la resolución de este cruento conflicto son ellas, pero además que esa historia, esa narrativa, esa memoria histórica, - que se ha ido construyendo con los recursos del Estado que defendieron - las declara victimarías, criminales de la peor laya, y además responsables del horror y la violencia que incitaron los alzados en armas a quienes se extiende toda bondad, todo gesto de consideración, toda posibilidad de abrirles espacios (políticos, territoriales, económicos, entre otros) en la vida nacional, mientras que los soldados son señalados, vejados, sometidos al escarnio público pero además, y sin contemplación alguna, recibiendo todo el peso y el rigor ejemplarizante de una justicia excluyente, en un momento de resolución de un conflicto que todos esperamos se cierre definitivamente.

601249

2015-11-24T16:13:35-05:00

article

2015-11-24T16:53:12-05:00

none

Redacción Política

Política

Oficiales en retiro piden a gobierno indultar a militares condenados

68

5710

5778