Olga Lucía Velásquez renuncia a su aspiración como superintendente de Vigilancia

Su posible nombramiento generó malestar entre el presidente Iván Duque, cercano a Velásquez, y la ministra de Trabajo, Alicia Arango, encargada en escoger al candidato para la Superintendencia.

Olga Lucía Velásquez, durante 15 años, trabajó desde varias entidades distritales hasta llegar a la Cámara de Representantes. Captura de pantalla de Twitter

Este lunes, la excongresista liberal, Olga Lucía Velásquez, compartió un comunicado en su cuenta personal de Twitter con el que precisó, según ella, la “verdad del palabrerío” sobre su posible llegada a la Superintendencia de Vigilancia y Seguridad Privada, aspiración que retiró por voluntad propia.

En primer lugar, Velásquez argumentó que esta renuncia se da debido a los rumores ante una eventual demanda de llegar a ser nombrada formalmente por una supuesta inhabilidad, como lo expresó en la carta. “Ante esta información, he considerado que no debo exponer al presidente a estas presiones y menos a proceso judiciales”, explica.

El pasado 20 de marzo, el presidente Iván Duque, dice, la invitó a formar parte del Gobierno en calidad de superintendente de Vigilancia. “Agradezco la confianza que depositó en mí al ofrecerme la gran responsabilidad de modernizar y reposicionar la Superintendencia,para que esté al servicio de los colombianos, en especial por tener en cuenta mi amplia trayectoria profesional y mi experiencia en el sector público, y no basándose por prejuicios o discriminación por ser liberal”, escribe Velázquez.

Contexto: El nombramiento que genera malestar entre Duque y la ministra Alicia Arango.

A lo que se refiere es a los comentarios que circularon cuando se escuchó su nombre como candidata a dirigir la Superintendencia, pues algunos de los uribistas más radicales criticaron su origen liberal, su defensa al Acuerdo de La Habana y su rol de jefe de debate de la candidatura presidencial de Humberto de La Calle. Por eso, en contraposición a su aspiración, promovieron el nombre del almirante (r) Gabriel Arango Bacci.

A esto, Velásquez respondió: “Quienes pueden dar razón de mi capacidad, que actúo sin responderle a ningún ‘jefe político’ y mi vocación es de servicio a la sociedad”, refiriéndose, también, a las críticas de la supuesta representación liberal con su nombramiento.

Igualmente, la excongresista desestimó el argumento que tuvo la ministra del Trabajo, Alicia Arango, encargada de nombrar al nuevo superintendente bajo la modalidad de ministra de Defensa ad hoc. Arango sostuvo en varios medios que, mientras tuviera la tarea de hacer dicha designación, Velásquez no sería la superintendente, entre otras cosas, porque, según lo advirtió, la hoja de vida de la exparlamentaria la envió Samuel Moreno, exalcalde de Bogotá condenado por corrupción, situación suficiente para descartarla.

“No soy cuota del exalcalde Samuel Moreno, ni pedí su recomendación para la postulación de superintendente, esto puede confirmarlo la Presidencia. Ocupé el cargo de secretaria de Gobierno durante ocho meses en su administración, donde trabajé con dos alcaldesas más (ocho meses y tres alcaldes). Hace ocho años dejé la Secretaría de Gobierno y desde entonces no tengo contacto con el exalcalde”, se defendió Velásquez.

El presidente Duque le quitó esa facultad a Arango para que fuera la ministra del Interior y de su entera confianza, Nancy Patricia Gutiérrez, la que nombrara al nuevo superintendente. Sin embargo, sin el nombre favorito para el cargo, después de más de 15 días de cambiar la competencia entre las ministras, hasta ahora no se conoce quién será la persona al mando de la entidad. “Me declaro orgullosamente colombiana, defensora de la PAZ, la institucionalidad y la justicia”, concluyó la misiva la excongresista.

864152

2019-06-04T07:24:59-05:00

article

2019-06-04T07:54:17-05:00

nataliatamayogaviria_1236

none

-Redacción Política

Política

Olga Lucía Velásquez renuncia a su aspiración como superintendente de Vigilancia

83

4337

4420