“Hay visos de rebrote, pero el COVID está controlado": gobernador de Sucre

Noticias destacadas de Política

Héctor Olimpo Espinosa habla de la labor de reactivación económica en ese departamento ante la crisis de la pandemia, para lo cual ha contado con el apoyo del Gobierno Nacional. Habla de la seguridad en el departamento y de la paz.

Sucre es uno de los departamentos del país con mayor informalidad. Así lo reconoce su gobernador, Héctor Olimpo Espinosa Oliver, quien en este diálogo con El Espectador recalca que se viene trabajando de la mano del Gobierno Nacional para que la gente tenga una mejor calidad de vida. También habló de la situación de seguridad, de los proyectos de reactivación económica en desarrollo y del comportamiento del COVID-19, que actualmente presenta un rebrote pero está siendo controlado.

¿Cómo está el orden público en el departamento, sobre todo en el tema de la protección que reclaman los líderes sociales?

Mejorando. Estamos activando todos los protocolos de la mano del Gobierno Nacional. Hemos mejorado los indicadores este año en todos los delitos, las estadísticas no mienten. Otro de los temas es que estamos integrando a la Armada, a la Policía y al Ejército, nosotros como administración departamental y a la Fiscalía. Cuando trabajamos mancomunadamente tenemos mejores resultados y no miramos color, ni sabor, simplemente trabajamos.

Sin duda, el narcotráfico es uno de los flagelos que azota al país y Sucre aparece como un lugar estratégico de paso de sus rutas, ¿qué está haciendo para combatirlo?

Lo primero es que ya estamos trabajando para construir una base antinarcóticos dentro del Golfo de Morrosquillo y estamos de la mano de la Armada mirando de qué forma se controlan los ríos, que es por donde baja toda la droga. Es allí donde se están generando los problemas, porque la droga siempre termina es en el mar. Estamos empeñados en mejorar en tecnología y aumentar el pie de fuerza.

En un evento reciente, uno los líderes sociales dijo que los organismos encargados del control de las zonas más complicadas y de mayor tránsito de drogas no tienen el suficiente control por parte de las autoridades, que pareciera preferir mirar para otro lado, ¿qué le responde?

No me gusta generalizar, la Policía Nacional hace un gran esfuerzo y paga una cuota alta por su labor; lo propio hace la Armada y el Ejército. Ahora, como todas las instituciones, no descartamos que haya manzanas podridas, esos casos se pueden dar, pero lo importante es que esas mismas instituciones tengan capacidad de reacción, que puedan sancionar a tiempo, que puedan detectar a tiempo.

El tema el desempleo aqueja a todo el país y ha tocado a Sucre y su ciudad capital, Sincelejo, ¿cómo se está manejando esto?

Tenemos un plan para el fortalecimiento de nuestros productos agrícolas y un proyecto denominado “Sucre una gran empresa agro productiva”. Hay un grupo de personas trabajando en lo que tiene que ver con el emprendimiento, con las nuevas tecnologías, con la comunicación, que es un tema que está mandando la parada hoy en los mercados. Para ello, estamos construyendo un distrito de innovación y emprendimiento y, por otra parte, impulsando varios proyectos que generaran mucho empleo, como son los de infraestructura. Creo que con eso estamos dinamizando la economía de nuestro departamento y los mejores días están por venir.

La informalidad en su departamento el del 74%, sin duda, muy alta…

Nosotros tenemos una alta dependencia de los servicios del Estado, y aparte de eso, son muy pocas empresas las que generan empleo normal. Hay muchos moto-taxis, se mueven economías ilegales y negocios informales de todo tipo. Son los retos que tenemos para tratar de mejorar en lo que tiene que ver con esa informalidad.

¿Algún llamado en especial al gobierno del presidente Iván Duque para que mire más esta zona del país?

Solo tengo gratitud para con el presidente. Es un hombre deferente con nuestro departamento, estamos desarrollando el Pacto del Golfo de Morrosquillo, que contempla 11 proyectos prioritarios, como la mitigación de la erosión costera, el acueducto regional, la construcción del hospital regional, un megacolegio, construcción y dotación de la estación de bomberos, entre otros. Y ya nos anunció lo del tema estructural para La Mojana, que por años ha sufrido inundaciones. Nos ha tratado muy bien y cada vez que le planteamos un problema, él siempre está allí.

Le puede interesar: ¿Una nueva era para Sucre?

¿Cómo está lo del manejo del COVID-19 en Sucre?

Tuvimos un buen inicio durante el periodo de contención, luego tuvimos una crisis en el pico pandémico y ahora tenemos estabilizada la curva y en descenso. Están apareciendo visos de un rebrote y estamos haciendo un trabajo conjunto con la Alcaldía de Sincelejo y las EPS en algunos sitios, tratando de detectar los casos para contenerlos. Tengo que destacar que nunca nuestra capacidad hospitalaria amenazó con colapsar, tenemos sistemas de UCI suficientes y el objetivo es trabajar en la prevención con la ciudadanía. Los cálculos de los epidemiólogos decían que podríamos tener unos 4.500 fallecidos, y tenemos 600 fallecidos. Es mucha gente, pero logramos bajar la cifra que se pronosticaba.

Se ve al comercio, los restaurantes, las cafeterías y mucha gente en las calles trabajando, ¿no teme que el asunto de la pandemia se pueda complicar?

Es que lo del confinamiento no aguantaba más. Hay que seguir diciéndole a la gente que se lave las manos, que use el tapa bocas, que no esté en aglomeraciones. Nuestros médicos están completamente preparados y el COVID no tiene cura hoy, por eso tenemos que poner de nuestra parte.

Sucre fue un departamento afectado por el conflicto, ¿qué piensa hoy viendo a las Farc desmovilizadas y la implementación de los acuerdos de paz?

Aquí nosotros tenemos 225 desmovilizados de las Farc. Hay un territorio que sufrió mucho, el de los Montes de María, y estamos sintiendo que se está reactivando allí la economía, hay otro ambiente y estamos muy ilusionados con ese trabajo. Puedo decir que los acuerdos de paz en Sucre se están cumpliendo, nos estamos esmerando por proteger a los desmovilizados, estamos atendiendo a las víctimas y a las comunidades que tanto sufrieron.

¿Qué legado espera dejar tras su paso por la Gobernación?

Quiero construir un gran proyecto de inclusión social en Colombia. Creo que el principal problema es que no hay oportunidades para muchos sectores, pero principalmente para los jóvenes. Estamos construyendo un proyecto denominado: “Sucre escucha”, donde los estamos capacitando, les estamos dando oportunidades, donde los vamos a incluir, a formar.

Comparte en redes: