ONU aboga por mesa de concertación para solucionar conflicto en Puerto Gaitán

El delegado de la ONU en Colombia, Bruno Moro, consideró que cuando se dan situaciones como la de Campo Rubiales es porque no se han creado condiciones para un diálogo.

Este miércoles la ONU abogó por una pronta solución al actual conflicto que vive Puerto Gaitán (Meta) por las protestas de los trabajadores de Campo Rubiales.

El delegado de la ONU en Colombia, Bruno Moro, dijo que “deseamos que en cualquier tipo de conflicto laboral se encuentre la voluntad clara de parte tanto de la empresa como de los trabajadores al momento de la discusión”.

Y consideró que “cuando pasan situaciones de este tipo es porque no se han creado condiciones para un diálogo entonces la reacción es de esta naturaleza”.

Hay que esforzarse para llegar a una discusión alrededor de una mesa lo más pronto posible", enfatizó Moro.

Aunque prefirió no ahondar sobre la actual crisis laboral en esa región del oriente del país, señaló que es momento de reflexionar sobre la responsabilidad social de las compañías extranjeras que llegan a Colombia.

“Creo que nuestra preocupación es un poco al hecho de tener una visión de responsabilidad social adicional de parte de empresas de esta naturaleza que vienen al país reconociendo que están entrando en un campo muy delicado por las implicaciones que tiene tanto en el país, tanto en la relación con los trabajadores y sectores sociales que, de paso, la misma ley indican que deben ser partícipes a través de consulta previa sobre lo que pasa en sus territorios”, añadió Moro.

Desde hace dos días se vienen registrando protestas en el área de exploración petrolera de Pacific Rubiales en Puerto Gaitán.

El lunes cerca de mil habitantes del municipio bloquearon la carretera que comunica el casco urbano de ese municipio con el mayor centro de producción de petróleo del Meta.

Los manifestantes aseguran que la empresa no está contratando personal del mismo departamento donde se adelanta exploración y explotación de petróleo tal y como se había acordado inicialmente entre la población, la alcaldía y la multinacional.

Aseguran que la multinacional canadiense está vinculando a los proyectos de la empresa, a trabajadores de otras regiones del país, generando desempleo en la misma zona de la que se extrae el petróleo.

Las disputas entre los habitantes de la región y la multinacional petrolera no son nuevas, el pasado mes de julio la producción de por lo menos 177.000 barriles de crudo se vio interrumpida por similares manifestaciones.