ONU, preocupada por asesinatos de líderes sociales

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas, Antonio Guterres, entregó el primer informe sobre la Misión de Verificación que hace ese organismo a la implementación del Acuerdo de Paz en Colombia.

El informe está en manos del Consejo de Seguridad de la ONU.Archivo

Según quedó establecido en desarrollo del Acuerdo de Paz, uno de los compromisos de los que se encargaría la Misión de Verificación de la ONU que se encarga de supervisar la implementación del mismo, era el entregar un informe trimestral al Consejo de Seguridad de dicho organismo en el que se dijera cómo iba avanzando el mencionado proceso en el país. Así se hizo en una primera Misión enviada por Naciones Unidas cuando ocurrió la dejación de armas por parte de la hoy exguerrilla de las Farc y, ahora, su reinserción también viene siendo vigilada con lupa por parte de la comunidad internacional.

(Lea: Prohibido fracasar: Pepe Mujica sobre la implementación del acuerdo con las Farc)

En las últimas horas, precisamente, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, entregó el primer informe al Consejo de Seguridad de dicha organización multilateral, en el que se hizo especial seguimiento a los avances entre el 26 de septiembre y 26 de diciembre del año, relacionados con la reincorporación de los excombatientes de la guerrilla y las garantías de seguridad a las comunidades que habitan en los territorios más afectados por la guerra. Este último asunto del que el gobierno no sale bien calificado.

Según indica el informe de Guterres aportado al Consejo de Seguridad de la ONU, hay una enorme preocupación por la inseguridad reflejada en las zonas rurales golpeadas por el conflicto armado, incluyendo aquellas en donde históricamente hicieron presencia las Farc. Más aún, alerta por el creciente número de asesinatos de líderes sociales, defensores de derechos humanos y exmiembros de la desarmada guerrilla, así como de quienes llevaban procesos de restitución de tierras o defendían programas de sustitución de cultivos ilícitos.

(Lea: Implementación va en 18,3 %, según el Observatorio de Seguimiento al Acuerdo de Paz)

Uno de los episodios más graves, en criterio del secretario general de la ONU, es el ocurrido en Tumaco el pasado 5 de octubre de 2017, cuando fueron asesinadas siete personas y 20 más resultaron heridas, justamente en medio de una operación de erradicación de coca en la zona. No obstante, reconoce los planes que está adelantando el gobierno del presidente Juan Manuel Santos en el sentido de fortalecer la presencia de la Fuerza Pública en aquellas regiones que han sido catalogadas como prioritarias, como se establece en el Plan Horus; al igual que destaca los decretos emitidos por el Ejecutivo con los que, entre otras, se fortalece el Sistema de Alerta Temprana de la Defensoría del Pueblo. “Todas estas medidas redundarán en un cambio en la situación si se aplican de forma decidida y se dotan de los recursos necesarios ”, dijo Guterres.

Otro de los puntos sobre los cuales llama la atención tiene que ver con el enfoque de género que se ha dado a los programas para la implementación del Acuerdo de Paz, cuyo avance calificó de “modesto”. Según el informe de la Misión de la ONU, si bien se han creado grupos de trabajo de reincorporación y de garantías de seguridad en los que están incluidas las mujeres, hay deficiencia en el personal que la Fuerza Pública que está siendo enviado a las zonas prioritarias, por lo que hace un llamado al Gobierno a “aumentar la cantidad de personal femenino para poder responder mejor a las necesidades de seguridad específicas de las mujeres”.

Respecto de la incorporación en sí misma, Guterres le recordó al Gobierno que garantizar dicho proceso es una “inversión en la seguridad y el desarrollo de las comunidades rurales”, y necesaria para estabilizar las zonas golpeadas por la guerra. Por lo anterior, invitó a las autoridades a darle celeridad a los casos pendientes referidos a la tránsito de la legalidad de exguerrilleros a la vida civil.

Los avances

Frente a los avances que resaltó el secretario general de la ONU en su primer informe está el tránsito que han venido haciendo los exguerrilleros a la vida política. Concretamente, por haber conformado un partido que se medirá en las urnas en marzo próximo: Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. “Cambiar las armas por la política y la oportunidad de participar en las elecciones fue un objetivo fundamental del proceso de paz. Los próximos meses serán cruciales para alcanzar ese objetivo, y será esencial contar con disposiciones de seguridad adecuadas para todos”, destaca Guterres.

También, recalcó la labor que tiene a su cargo la la Agencia para la Reincorporación y Normalización, los Consejos Territoriales de Reincorporación, y el Consejo Nacional de Reincorporación, especialmente, por la conformación de los proyectos productivos destinados a los exguerrilleros. En ese sentido, convocó a las autoridades regionales y locales a sumarse con su apoyo a estas iniciativas.

Finalmente, dio especial importancia al cese bilateral del fuego y hostilidades pactado entre el Gobierno y la guerrilla del ELN que vence este martes, 9 de enero. Por ello, instó a las partes de la mesa de conversaciones de Quito a prolongar dlos beneficios del mismo.

(Lea: Equipo negociador del Gobierno con Eln se reunirá en Cartagena)