¿Oportunismo o estrategia? El saludo de Benedetti a la candidatura de Claudia López

En Twitter, el codirector del Partido de la U felicitó a la senadora de la Alianza Verde y habló de unidad por una Colombia mejor. Hay quienes creen que está dejando la puerta abierta a una alianza, pues López es de las que puntea en las encuestas.

Los senadores Claudia López, de la Alianza verde y Armando Benedetti, de la U.AFP

“Felicitaciones a Claudia López por su candidatura presidencial (...) sí es posible, unidos por una Colombia mejor”. Fue el trino que puso el pasado jueves en su cuenta de Twitter el senador y codirector del Partido de la U Armando Benedetti, poco después de que la Alianza Verde anunciara el resultado de la encuesta que definió a la senadora como su candidata a la Presidencia de la República en 2018.

Las reacciones en la misma red social no se hicieron esperar. Mientras unos no bajaban a Benedetti de “oportunista” y “lagarto”, otros la emprendieron contra la misma Claudia López, calificándola como “lo más parecido a Maduro: grita y actúa por el instinto de reacción y terca, que es sinónimo de bruto” y, por supuesto, fueron muchos los que salieron en su defensa con trinos como: “Ojalá dios nos ilumine para que llegues a ser la primera mujer, mujerota, presidente o vice de nuestra hermosa patria. Lo necesitamos”.

Como bien se sabe, el Partido de la U anunció hace varias semanas que no tendrá candidato propio a las elecciones presidenciales del próximo año. Es claro que la intención es sumarse a alguno de los que actualmente están en la baraja y buscan aspirar por firmas o hacer coalición con otro partido, como es el caso de los Verdes o el liberalismo. El mismo Benedetti está convencido que quien quiera ser presidente de Colombia necesariamente tendrá que contar con el apoyo de la colectividad.

De ahí que la bienvenida del congresista a Claudia López, con quien ha tenido duros enfrentamientos en el pasado, sea visto como una estrategia para suavizar las relaciones y tenerla como posibilidad de alianza. Sobre todo cuando al interior de la U hay un sector, liderado por el senador Mauricio Lizcano, que respaldará la candidatura del exvicepresidente Germán Vargas Lleras, quien no es de los afectos de Benedetti. A su vez, otros quieren promover una ley de transfuguismo en el Congreso, que les permitiría abrir la puerta para irse al uribista Centro Democrático.

Eso sí, no sería fácil que Claudia López como candidata de la Alianza Verde acepte el apoyo de la U, un partido que, en su criterio, y lo ha dicho muchas veces, representa la vieja, mañosa y corrupa política en el país. En la actualidad, por ejemplo, sus dos máximos electores en 2014, Musa Besaile y Bernardo “Ñoño” Elías, estén en líos con la justicia. Y en noviembre del año pasado, durante la discusión de una iniciativa que buscaba bajarles los salarios a los congresistas, protagonizó precisamente una subida discusión con Benedetti.

En ese entonces, en declaraciones para Mañanas Blu, la senadora dijo que su molestia radicaba en que los congresistas “seguirán ganándose 28 millones mientras que se hace una reforma tributaria para sacarle plata a los colombianos”. Y calificó a Benedetti de “payaso y patético”, pidiéndole que no le diera “lecciones” cuando ni siquiera “sabe leer de corrido”. López enfatizó además que estaba en el Congreso para representar a los ciudadanos y hacer control político “no para que me hagan un comité de aplausos. A mí me importan los colombianos, no los aplausos de Armandito”. Y concluyó: “Me duele la corrupción de la clase política y para eso estoy en el Congreso, si a los senadores no les gusta, lo siento”. 

En respuesta, Benedetti aseguró que  “la senadora López se dejó llevar por la vanidad” y hasta la comparó con Donald Trump, el presidente estadounidense, porque, “como en un reality sale a decir una cantidad de barbaridades y mentiras, payaseando”. Y reiteró: “Cayó en la trampa de la vanidad y necesita salir en medios o sino no sabe qué hacer”, calificándola de “desagradecida y payasa y es que uno se cansa de tanta locura, todos sus proyectos terminan en un reality”. Con semejantes palabras de lado y lado, es difícil pensar en verlos juntos en cvampaña, así muchos digan que la política es dinámica.