Otro 'round' entre Santos y Uribe

Después de los comicios legislativos y presidenciales, uribistas y santistas apuntan a consolidar su poder en las regiones.

Tras las elecciones legislativas y la contienda presidencial se viene un nuevo pulso para uribistas y santistas: las elecciones para gobernadores y alcaldes de octubre de 2015. Faltan casi 16 meses y, sin embargo, los resultados del domingo sirven de termómetro de lo que pueden conseguir el Centro Democrático (CD) y la Unidad Nacional en las regiones.

En las elecciones, Santos se impuso en 18 de los 32 departamentos y Zuluaga en 14. Hubo cuatro departamentos en los que Santos se impuso en todos los municipios: Cauca, San Andrés y Providencia, Atlántico y Vaupés. Por su parte Zuluaga se impuso en la totalidad de las poblaciones de Caldas –su tierra natal– y Huila.

En lo que a ciudades capitales se refiere, Santos ganó en 17, incluyendo Bogotá, en la que obtuvo la mayor cantidad de votos: 1’337.349. Por su parte, Zuluaga fue el ganador en 15 capitales, entre ellas Medellín, donde obtuvo 447.208 votos, el 63,04% del total. Santos fue el gran ganador en las costas Caribe y Pacífica, en Bogotá y los Santanderes, y Zuluaga en gran parte de la región Andina —sobre todo en Antioquia, donde obtuvo 1’137.375 sufragios, su mayor votación— y los Llanos Orientales. La pregunta es si Santos y Zuluaga podrán convertir estas votaciones en alcaldías y gobernaciones.


Las opciones de Santos

En el caso de Santos, tiene todo para consolidar su poder en las costas Caribe y Pacífica, aunque —en algunos casos— con la ayuda de movimientos regionales como 100% por Colombia, encabezado por el representante Yahir Acuña . Por ejemplo, la votación obtenida en Barranquilla —267.654 votos, el 74,12% de los sufragios— es una muestra palpable del poder de Cambio Radical —el partido del nuevo vicepresidente Germán Vargas Lleras— en esa ciudad tras las alcaldías de Álex Char y Elsa Noguera. Pero debe consolidar su poder en Norte de Santander, Santander y Arauca, donde por poco lo vence Zuluaga. En el último los resultados fueron 49,53% para Santos y 47,48% para Zuluaga.

En Santander la contienda estuvo reñida: 53,16% para Santos y 43,12% para Zuluaga. Fue una pelea de barones electorales: por un lado el exgobernador Horacio Serpa y el gobernador Richard Aguilar, quienes se fueron con Santos. Y por el otro los senadores Doris Vega —esposa del condenado excongresista Luis A. Gil— y Mauricio Aguilar.


Las cartas de Zuluaga

El CD, por su parte, tiene buenas opciones en Cundinamarca, donde obtuvo 483.204 votos y su gobernador, Álvaro Cruz, fue apoyado por Uribe en 2011 . Algo similar ocurre en Risaralda, donde Zuluaga obtuvo 192.785 votos y el CD y el Partido Conservador se impusieron en las elecciones legislativas. A esto se suma que el gobernador Carlos Alberto Botero y el alcalde de Pereira, Enrique Vásquez, son uribistas. Y, como si fuera poco, cuenta con el apoyo del senador Sammy Merheg.

En Caldas, su tierra natal, Zuluaga obtuvo 238.120 votos y cuenta con un posible apoyo de algunos seguidores del gobernador Guido Echeverri, quien fue gerente de la campaña uribista en 2002, y del alcalde de Manizales, Jorge E. Rojas. Igualmente cuenta con fichas claves en Córdoba: el gobernador Alejandro Lyons, que aunque es del Partido de la U, llegó al cargo con el apoyo del expresidente Uribe; al alcalde de Montería, Carlos Eduardo Correa, y al senador por el CD Daniel Cabrales. En otros departamentos —como Huila, Tolima, Quindío, Boyacá, Casanare, Meta y Caquetá—, aunque se impuso al santismo, tiene una dura tarea: sacar a la Unidad Nacional del curubito del poder en estos departamentos y sacarle réditos a su alianza con el Partido Conservador y sus posibles acercamientos con el MIRA.


Las joyas de la corona

La mayor disputa entre uribistas y santistas va a estar, no obstante, en Antioquia y Bogotá. El primero demostró, con creces, que sigue siendo el fortín del expresidente Álvaro Uribe. Allí el Centro Democrático obtuvo 1’137.375 sufragios para la segunda vuelta, 436.896 para Senado y 350.996 para Cámara. Pero el CD no la tendrá fácil. En las pasadas elecciones regionales el candidato de Uribe a la Alcaldía de Medellín, el exconcejal Federico Gutiérrez, perdió con el exgobernador liberal Aníbal Gaviria. Medellín lleva casi 11 años sin un alcalde uribista.

Por su parte, el candidato de Uribe a la Gobernación de Antioquia, Carlos Mario Estrada, fue derrotado por Sergio Fajardo. Todo apunta a que el CD elegirá su candidato a la Gobernación de Antioquia entre los excongresistas Liliana Rendón y Juan Carlos Vélez. Del candidato a la Alcaldía de Medellín todavía no se sabe nada.

El otro campo de batalla será Bogotá. Es cierto que el presidente se impuso en la capital, pero hay que decir que Zuluaga obtuvo en esta ciudad 1’075.638: una cifra nada desdeñable. El triunfo va a depender de lo que hagan el Partido Conservador, que durante la primera vuelta sumó 392.742 votos en esta ciudad; el Polo Democrático Alternativo, que sacó 501.302, y el movimiento Progresistas del alcalde Gustavo Petro.

El exvicepresidente Francisco Santos anunció su deseo de ser candidato a la Alcaldía de Bogotá por el CD, aunque no se descarta una candidatura de la exministra Marta Lucía Ramírez. Por el santismo no se ha hablado de candidaturas, pero todo apunta a que la Unidad Nacional va a apoyar a la exalcaldesa Clara López, en respuesta a su apoyo al primer mandatario para ser reelegido. También suenan la excongresista Gina Parody y el exviceministro David Luna. Por ahora, aunque queda más de un año para este nuevo round, el CD y la Unidad Nacional ya enfilan sus baterías.

últimas noticias