¿La oveja negra de la U?

Presidentes y voceros de la colectividad niegan que haya crisis y se van lanza en ristre contra el senador Armando Benedetti. Lo curioso es que todo lo que ha dicho éste ha resultado cierto.

El senador Armando Benedetti.
El senador Armando Benedetti.Archivo

“¡Cuál crisis! No hay tal”, dicen casi al unísono los presidentes del Partido de la U, Aurelio Iragorri y Jaime Buenahora. Lo cierto es que luego de que se filtrara que en la reunión que tuvo el partido con el presidente Juan Manuel Santos, Roy Barreras pidió que los ministros salieran para debatir la “representación” de La U en el Gobierno, los ánimos de la colectividad parecen caldeados.

Ácidos trinos del senador Armando Benedetti se conocieron hoy y el tono de la discusión parece ser de plaza de mercado.

“Iragorri no representa a nadie. Ni a él mismo. Si acaso buenos recuerdos del siglo pasado”, dijo Benedetti, además dijo que el presidente de la colectividad, el senador Aurelio Iragorri Hormaza, tenía alzaimher o le faltaba inteligencia. Antes lo había calificado de mentiroso y cobarde.

Iragorri Hormaza subió a su vez el tono de la discusión y dijo que todo radicaba en un chisme. “Quien tiene un pecado trata de decir que yo soy cobarde pero tengo como cuatro o cinco atentados y creó que tengo autoridad moral y politica para hablar de seguridad y no creo que necesito guías de cocineras”, dijo.
Para el otro presidente de La U, el representante Jaime Buenahora, la crisis de la colectividad se trata de una especulación muy grande, porque Beneddeti está marginado del debate de La U. Y dijo que con seguridad el tema de Benedetti tendrá que tratarse en la colectividad porque las declaraciones de él han afectado la imagen del partido.

Lo cierto es que Buenahora, al igual que el vocero de la colectividad, Alfredo De Luque, manifestaron su malestar como bancada por la petición de Barreras al presidente Santos de que autorizara la salida de sus ministros para hablar “a solas”. El argumento de De Luque es que esa petición, ampliamente reprochada, no fue consultada con anterioridad con la dirección del Partido ni con sus voceros.

 

El bochornoso episodio con el presidente Juan Manuel Santos fue lo que disparó el malestar que de acuerdo con el representante Buenahora tiene que ver con el deseo de Benedetti de ser presidente de la colectividad. “Benedetti aspiraba a la presidencia del Partido y como no se le dio está furioso”, dijo. El senador Mauricio Lizcano sostuvo la misma hipótesis y dijo que en La U no hay crisis y que la crisis era de Beneddetti. Lizcano fue cuestionado porque durante la reunión le pidió a Santos que reorganizarán los cuadros políticos de la colectividad en las regiones. Petición que Santos contestó diciendo que si sabía que eso era ilegal.

Al señalamiento de Lizcano, de nuevo en Twitter, Benedetti respondió que “jamás” se postularía a la presidencia de la U “para ser cómplice de conductas ilegales”. En los mentideros políticos hay quienes dicen que Benedetti está pidiendo pista para entrar al Partido Liberal, que cada vez más se robustece en el gobierno de Santos, y que estaría un poco más a tono con las propuestas sobre eutanasia y matrimonio gay que Benedetti impulsa en el Congreso.

En todo caso, en La U, sus directores y voceros lo señalan como la oveja negra de la colectividad. Lo cierto es que el Partido de la U hoy por hoy está lejos de ser el partido que escogió presidente, y sus cuotas políticas en el país son cada vez más reducidas. Quizás por eso el pataleo de Roy Barreras con Santos es tan diciente. Y lo curioso también es que todo lo que hasta el momento ha dicho Benedetti ha resultado cierto, confirmado por varios ministros y funcionarios que estuvieron en la reunión de la discordia.