Partido del Tomate acusa al CNE de querer impedir su participación en 2014

Los ‘indignados’ esperan el aval para presentarse en las próximas elecciones.

Un concepto emitido el pasado 17 de octubre por el Consejo Nacional Electoral (CNE) pone en riesgo la participación en las próximas elecciones al Congreso de la República de grupos de movimientos ciudadanos.

La denuncia la acaba de hacer el Partido del Tomate al revelar el concepto donde sorpresivamente les cambia las reglas de juego a estos grupos. "Lamentablemente, en un hecho inesperado y con un pobre sustento jurídico, el Consejo Nacional Electoral pretende cambiar las reglas en medio del proceso electoral", advierte el Partido del Tomate.

A renglón seguido, las directivas del movimiento conocido como 'indignados colombianos', explican que luego de tres meses de haber inscrito su proyecto y de recaudar más de 80 mil firmas en todo el país (30 mil más de las requeridas), el CNE les "cierra el paso a posibles tercerías y deja el camino despejado a los partidos tradicionales.

"Inscribimos una lista de candidatos, muchos de estos candidatos han decido renunciar de modo que sean reemplazados mediante un proceso democrático en el que se ha venido avanzando desde hace meses y ahora el CNE le ha pedido a la Registraduría que no nos permita hacer modificaciones, mientras que el resto de partidos sí lo harán del 9 al 16 de diciembre, como lo establece la ley", agrega el Partido.

Para los voceros de los indignados, es una clara discriminación política. "Y esto se termina de ratificar con un requisito como es la póliza por cerca de 230 millones de pesos que debemos adquirir. Colombia es el único país de Latinoamérica que exige a los Grupos Significativos de Ciudadanos que una aseguradora privada los avale para participar en una contienda democrática".

Aun así, el Partido del Tomate anunció que no desistirá de su proyecto política de aspirar al Congreso. Por tal razón radicó esta mañana un derecho de petición ante la Registraduría Nacional pidiendo las aclaraciones del caso e insistiendo en que se trata de un atropello a los grupos de movimientos ciudadanos.

"Una vez más todo el entramado de la política electoral colombiana se organiza para impedir la participación de nuevas alternativas políticas garantizando que los politiqueros de siempre puedan permanecer", denunció uno de sus voceros.