Partido Liberal y Mira buscan blindar a la Unal de expropiaciones

El anuncio fue hecho durante un debate de control político en el Congreso de la República.

En debate de control político citado este jueves por la Comisión Tercera de la Cámara de Representantes, el presidente del Partido Liberal, Simón Gaviria, aseguró que existe una grave preocupación sobre una posible expropiación de predios de la Universidad Nacional dentro del Plan de Renovación Urbana del CAN.

Cerraremos la puerta a cualquier ventana que se abra para una estrategia de expropiación”, puntualizó el jefe único del Partido Liberal.

La preocupación de Gaviria, ante esta posible eventualidad y la forma como se afectaría la construcción del Hospital Universitario, la expresaron también otros de los participantes de esta jornada. 

Jairo Cardozo, concejal del Movimiento Mira, afirmó: “Si demolemos el Hospital Universitario, echamos por el suelo el sueño de la Universidad Nacional de Colombia y, por otra parte, habría un detrimento patrimonial cercano a los 70.000 millones de pesos”

El Concejal añadió que en el espíritu de la renovación urbana que se define en la Ley Novena de 1989, se asegura que la renovación urbana busca unos fines específicos, entre ellos, evitar el deterioro físico y ambiental del sector.

“Es cierto que urgen mejoras de la zona donde se ubican los edificios en ese rectángulo del CAN que todos conocemos, pero en los predios del Centro Bolivariano o la Clínica Santa Rosa no existe tal deterioro ambiental”, agregó Cardozo.

En su intervención, el concejal pidió que dentro del proyecto de Ley presentado por el senador Carlos Alberto Baena –el cual busca redelimitar el Proyecto CAN– se incluya como CAN el rectángulo que popularmente se conoce de esta manera y que se excluya del mismo a la Clínica Santa Rosa, donde se desarrollará el Hospital Universitario. 

Por su parte, Pablo Gamboa, profesor asociado del Departamento de Urbanismo de la U.N., afirmó que una de las principales preocupaciones de la Universidad se centra en el riesgo de perder tierra, ya que es privar a la Institución de la posibilidad de seguir creciendo y desarrollándose. 

A su vez, señaló que “todas las entidades que están en el CAN recibieron su tierra del Estado sin tener que comprarla”. En cambio, “la Universidad Nacional sacó de sus propios recursos para adquirir el predio de la Clínica Santa Rosa, el único que ha sido comprado por una entidad pública”.