A paso lento avanza reunión entre los del Sí y los del No

La Jurisdicción Especial de Paz se ha convertido en el eje de debate en la reunión que a esta hora sostienen los delegados del gobierno nacional y los voceros del No, en el Ministerio del Interior

El equipo negociador regresa a La Habana este jueves, 3 de noviembreArchivo

Como se preveía, el nuevo encuentro entre los voceros del No y los delegados del gobierno nacional que tiene lugar en el Ministerio del Interior, no ha resultado fácil. Han transcurrido más de 4 horas sin mayores avances desde que arrancó el segundo encuentro que, en modo ‘cónclave’, acordaron ambas partes para que antes de este jueves 3 de noviembre, se logren concretar las coincidencias más importantes y los negociadores puedan viajar a La Habana con propuestas concretas para adherir al acuerdo firmado con esa guerrilla. (Lea: Elegibilidad política para las Farc, ¿inamovible?).

“Va muy lento”, afirmaron a El Espectador fuentes cercanas a los voceros del Sí y del No que se reúnen en la sede de la cartera política. Entre ellos, están el expresidente Álvaro Uribe y sus delegados (Carlos Holmes Trujillo, Iván Duque y Óscar Iván Zuluaga). También hizo presencia el excomisionado Camilo Gómez en representación del expresidente Andrés Pastrana y la exministra Marta Lucía Ramírez. Por el lado del gobierno, la reunión la lidera el jefe negociador de paz, Humberto de la Calle.

El Espectador pudo establecer que el ‘meollo’ del debate ha girado en torno a la Jurisdicción Especial de Paz en lo que no han querido ceder los del No. Les insistieron a los voceros del Sí que el tribunal de paz debe ser una sala al interior de la Corte Suprema de Justicia, a lo que el gobierno ha respondido con propuestas que aún no han sido acogidas por unanimidad. (Lea: Voceros del No exigirán metodología de conversaciones con los del Sí).

La propuesta más viable, que defienden la exministra Marta Lucía Ramírez y el excomisionado Camilo Gómez, tiene que ver con que se articule la Jurisdicción Especial de Paz con la justicia ordinaria, pero por fuera de la Corte Suprema de Justicia. Es decir, que los procesados en el tribunal de paz puedan, eventualmente, acudir a los recursos de casación o tutela pero solo para alegar el principio de favorabilidad. Eso significa que, por ejemplo, si la JEP condena a un militar o a un guerrillero y luego en una reforma se disminuye la pena de la conducta por la que fue condenado, podría interponer una tutela en la Corte Constitucional para alegar ese principio de favorabilidad. “Solo por favorabilidad. Para nada más”, contaron a El Espectador fuentes cercanas a ese diálogo.

Aunque aún siguen avanzando las conversaciones, el tiempo corre y solo quedan los dos días siguientes para que tanto los del Sí como los del No logren avances en los temas centrales que llevarán a las Farc para continuar el diálogo. Sin embargo, el presidente Juan Manuel Santos ha afirmado que antes de terminar noviembre podría haber un nuevo acuerdo concretado con la guerrilla, en La Habana.