"El joropo es la altanería del llanero": Cholo Valderrama

hace 0 sec

'La paz no depende de los vecinos'

Shlomo Ben Ami, asesor del Gobierno en la fase previa del proceso de paz, no considera que un inconveniente diplomático con Venezuela, pueda afectar los diálogos.

Shlomo Ben Ami fue canciller de Israel entre 2000 y 2001.  /AFP
Shlomo Ben Ami fue canciller de Israel entre 2000 y 2001. /AFP

En su rol de vicepresidente del Centro Toledo para la Paz, Shlomo Ben Ami fue asesor del gobierno Santos de cara a los diálogos que comenzaban con las Farc. Conoce bien el tema de la resolución de conflictos, después de haber formado parte del equipo diplomático de Israel, en el que llegó a ocupar el cargo de canciller.

El encuentro del presidente colombiano con el líder opositor venezolano, Henrique Capriles, ocasionó cierto malestar con el gobierno de Nicolás Maduro, cuyo canciller, Elías Jaua, incluso planteó revisar la participación venezolana en el proceso en La Habana.

En diálogo con El Espectador, Ben Ami da un parte de tranquilidad y, sin dejar de reconocer el papel jugado por el fallecido Hugo Chávez, resalta que la iniciativa que llevó a que los diálogos comenzaran partió del propio Santos, por lo que difícilmente en este punto —cuando ya hay acuerdo en el primer punto de la agenda entre el gobierno y la guerrilla— una eventual crisis con Venezuela detendría los avances.

¿Se podría pensar que un altercado con el gobierno venezolano podría afectar el proceso de paz?

No. Este proceso, en mi opinión, ya no depende de los vecinos. Es un proceso autónomo, es un proceso colombiano que emerge de una necesidad auténtica de la sociedad colombiana. Ambas partes, el Gobierno y los insurgentes, llegan a la conclusión de que es la hora de intentar resolver esto por vía pacífica. Porque las Farc se van a acabar o con la paz o con la guerra. No van a ganar una guerra e imponerse sobre la sociedad colombiana. El mensaje que el Gobierno transmite a las Farc es que hay una agenda nacional nueva y ésta se llevará a cabo, con ustedes o sin ustedes. Si este proceso por alguna razón fracasa, eso no cambiará la estrategia del Gobierno, que es seguir luchando contra la pobreza, seguir la reforma del campo y posicionar a Colombia en la región.

¿En algo ha cambiado el proceso durante la transición de Hugo Chávez a Nicolás Maduro?

Eso francamente no lo sé. Me imagino que Maduro intentará seguir la política de Chávez. Al fin y al cabo, a diferencia de él, este hombre tiene problemas muy serios para consolidar su autoridad como gobernante en su propio país y lo último que necesita es estar en un estado de fricción con sus vecinos.

¿Por qué Chávez fue tan importante para el proceso?

Todo el mundo sabe que tenía un contacto continuo con los jefes de las Farc. Eso no es ningún secreto y si es un secreto, es un secreto a voces. Y Chávez, en su última etapa, tomó la decisión de ser útil en este proceso porque lo vio también positivo para Colombia. Yo tengo la intuición de que el objetivo estratégico del presidente Chávez era, en algún momento, acercarse a Estados Unidos, al igual que Cuba, jugando un papel positivo en la región.

¿Cree usted que sin el apoyo de Venezuela podría haber diálogos?

Es indescifrable. Sí hay que reconocer que tuvo un papel importante. No obstante, si se compara el proceso de paz colombiano con el de Centroamérica, o con el de Medio Oriente, descubrirá que siempre esos procesos se desencadenan en el momento en el que la realidad regional cambia. En el caso de Centroamérica y Medio Oriente, la realidad regional cambió gracias al fin de la Guerra Fría. En el caso colombiano, el cambio en la situación regional lo produce el presidente Santos por la revolución diplomática que llevó a cabo al abrir un espacio de diálogo con sus vecinos bolivarianos. Hay que añadir también que las Farc han sido diezmadas de forma considerable. Estas razones son las que producen el proceso de paz.

Temas relacionados