La paz se ha vuelto un negocio político

Para la líder indígena Leonor Zalabata, candidata del Partido Verde al Parlamento Andino este debe ser un escenario de integración.

Leonor Zalabata. /Archivo

Leonor Zalabata es una líder Arhuaca de la Sierra Nevada de Santa Marta. Se ha destacado por sus trabajos en favor de la paz, de la dignidad de su comunidad indígena y del rol de la mujer, y participó en la mesa sobre pueblos étnicos de la Asamblea Constituyente de 1991. Hoy busca un cupo en el Parlamento Andino por la Alianza Verde.

Sabe que este Parlamento es un escenario que el Gobierno ha venido dejando de lado. Sin embargo, ella lo reconoce como espacio de integración latinoamericana donde debe ser preponderante la visión de los indígenas y las minorías.

¿Por qué cree que es necesario trabajar desde lo político?

Los temas del movimiento social y popular deben llegar al lugar donde se toman las decisiones, ese es un punto fundamental para consolidar las iniciativas que tenemos

¿A qué iniciativas se refiere?

La defensa de la madre tierra, de la naturaleza y del medio ambiente. En una integración social, nuestros conocimientos ancestrales le pueden aportar a Colombia en las decisiones que procuran conservar la naturaleza y nosotros, en la medida que conservemos los recursos, tenemos garantizada nuestra identidad como pueblos indígenas.

El país está en el debate entre conservación y medio ambiente ¿Cuál su posición al respecto?

Nosotros estamos convencidos de que hay que crear otra visión de desarrollo. El verdadero desarrollo debe ser la cohesión de los diferentes sectores para la creación de una identidad latinoamericana, que es posible, si todos participamos.

¿Por qué busca llegar al Parlamento Andino que es una institución que ni el gobierno respalda?

Los espacios internacionales son muy importantes. Para nosotros la integración latinoamericana y de la Comunidad Andina son de mucho interés. Nosotros vemos que Colombia es el tercer país con mayor diversidad del mundo, pero la diversidad biológica está en los territorios indígenas y campesinos, en la intención de cuidar los recursos naturales, creemos que dentro del Parlamento Andino podemos fortalecernos socialmente, cuidar el medio ambiente y llegar a una convergencia.

¿Pero el gobierno está apuntando hasta otros sectores en materia de relaciones internacionales?

Está demostrado que en los objetivos del milenio de la ONU fracasaron, ahora se plantea un cambio en la visión de desarrollo que debe tener la participación de las iniciativas científicas académicas y grupos sociales. Eso es lo que va a contribuir a manejar temas tan complejos como el cambio climático.

¿Por qué no buscó esa lucha en el escenario del Congreso?

Los espacios nacionales son importantes, se toman decisiones y hay participación de las minorías aunque difícil y poco democrática. Pero yo creo en la importancia del escenario internacional y la participación de las mujeres, de los indígenas, de las minorías en ellos. Son visiones que podrían representar mejor a la sociedad colombiana.

El mismo día de su posesión Santos se reunió con indígenas de la Sierra ¿Le ha cumplido a esta comunidad?

Han pasado muchas administraciones Pastrana, Gaviria, Uribe, Santos; el problema es que nosotros no pedimos cosas de coyuntura política, lo que queremos es que fortalezca la autodeterminación de los pueblos indígenas y sobre ese tema no hay políticas de Estado. No hay garantías para el respeto de los territorios tradicionales, de nuestros conocimientos y el derecho a la salud que es inherente a la vida. Los gobiernos solo dan paños de agua tibia. La Corte Constitucional ha defendido los derechos de la etnicidad pero eso no ha sido implementado. Los pueblos indígenas están en riesgo de ser exterminados física y culturalmente.

Los territorios indígenas están ubicado en zonas de conflicto ¿Qué aporte pueden hacer para la paz?

Podemos reafirmar lo que hemos hecho. Ningún pueblo indígena está armando. Nosotros no necesitamos personas armadas para autogobernarnos y nos hemos autogobernado por siglos. El problema es que la paz se ha vuelto un negocio político y quienes toman las decisiones por la paz son políticos. Pero la participación plena de la sociedad no se ve, nosotros con o sin conflicto no estamos de acuerdo con la guerra, creemos que las armas no es la solución. La paz solo puede darse si se tiene en cuenta al resto de la sociedad.

¿Por qué la importancia de la representación indígena?

Los colombianos deben entender que su madre es una indígena. Acá vinieron hombres conquistadores, y en ese cruce de europeos la madre siempre fue indígena. Desafortunadamente no estamos en un sistema que nos permita una participación democrática, no nos dejan demostrar lo que somos y lo que creemos, vale más el que tiene que el que sabe. Nosotros queremos poner a pensar a Colombia y los países andinos.

¿Por qué se vincula con el Partido Verde?

Los indígenas no somos ni de izquierda ni de derecha, somos otra cosa, no nos identificamos con un sector, yo pienso que en el Partido Verde tenemos cómo identificarnos, hay mucha cercanía.