Paz sí tendrá refrendación

El Frente Amplio por la Paz y el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos aseguran que las Farc han cumplido con el cese unilateral del fuego.

El fiscal Eduardo Montealegre (izq) considera que no hay que refrendar los acuerdos con las Farc. El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle (Der), dice que es necesario. / Archivo Personal.

En momentos en que se cumple un mes de la declaratoria de cese del fuego unilateral por parte de las Farc —cuyo balance muestra que el país ha vivido los 30 días más tranquilos de los últimos años—, el Gobierno tuvo que salir a ratificar su decisión de someter a refrendación los eventuales acuerdos que se logren en los diálogos de La Habana (Cuba), ante la declaración dada por el fiscal general, Eduardo Montealegre, en el sentido de que ello no es necesario.

“Desde el punto de vista estrictamente jurídico, el fiscal general tiene razón. Un acuerdo no tendría que ser necesariamente sometido a refrendación. Pero el presidente prefirió acordar con las Farc la refrendación en una decisión profundamente democrática, transparente, un acto de confianza en los ciudadanos. Quiere el presidente que los colombianos con plena libertad tomen la decisión trascendental que permita abrir el camino de una paz firme”, manifestó en una declaración pública Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno.

Y es que para Montealegre, cuando el país decidió reelegir a Santos “sobre la base de una salida negociada al conflicto, los colombianos ya hicieron el gran referendo por la paz”. Además, en términos constitucionales y legales no se requiere una convalidación popular para efectos de refrendar los acuerdos. “En el marco de la justicia transicional (uno de los temas más polémicos del proceso), la gran legitimidad de todo esto la va a dar la Corte Constitucional”, concluyó el jefe del ente acusador.

Este punto de vista es compartido por el senador Iván Cepeda, quien manifestó que la ratificación popular de los acuerdos “no se puede convertir en una camisa de fuerza si en alguna medida está en riesgo todo el esfuerzo que se ha hecho para lograr la paz”. También en el escenario político, el copresidente del Partido de la U y miembro de la Comisión de Paz del Senado, Roy Barreras, considera que el apoyo popular a los acuerdos es necesario y advierte que “desde la colectividad se impulsará decididamente una ‘séptima papeleta’ en apoyo al proceso de paz el próximo 25 de octubre”, cuando se realizarán las elecciones regionales.

Para el Gobierno, es claro que una refrendación produce legitimidad, lo cual se considera fundamental para la firmeza y sostenibilidad de lo pactado. “Como es natural, tratándose de una decisión tomada conjuntamente con las Farc, será necesaria una discusión con ellas para escoger el mejor instrumento para la refrendación y la oportunidad que resulte más fructífera. Pero el mensaje es claro: el presidente ha estado y sigue firmemente comprometido con una refrendación que permita a cada colombiano expresar su auténtica convicción en el marco de la democracia”, dijo De la Calle.

En lo que tiene que ver con el cumplimiento o no del cese unilateral del fuego por parte de las Farc, el colectivo ciudadano de movimientos de izquierda Frente por la Paz y el Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Celac), después de hacer un seguimiento riguroso, concluyeron que la guerrilla ha cumplido totalmente la tregua.

Desde el Frente por la Paz les solicitaron a las Farc mantener firme la decisión de callar los fusiles de forma indefinida y le solicitaron al Gobierno cesar los bombardeos porque podría avivarse el conflicto. Al respecto, Cepeda señaló que “no es comprensible que la Fuerza Pública realice esas operaciones de ataque contra grupos que están en una tregua”. También plantearon que se vayan haciendo avances en el desescalamiento de la guerra y le pidieron a “la subcomisión técnica de terminación del conflicto y la mesa de negociación que, de manera pronta, le entreguen al país el acuerdo que permita materializar el cese bilateral al fuego y las hostilidades”.

Por su parte, la Celac concluyó: “No vemos como un evento probable una declaración de cese al fuego formal en el corto plazo, sino como producto de un acuerdo del tercer punto en la agenda de las Farc, el de terminación del conflicto, con una hoja de ruta de implementación que se inicie con la formalización paulatina del cese al fuego bilateral”.