La pelea por la justicia transicional

La propuesta del expresidente César Gaviria de extender los beneficios de la justicia transicional a no combatientes, como la sociedad civil, empresarios, políticos y miembros de la Rama Judicial, sigue dando de qué hablar. Los choques entre quienes la consideran oportuna para cerrar el conflicto con todos sus actores y quienes plantean que no es conveniente porque generaría una impunidad de facto han estado a la orden del día.

El presidente César Gaviria pidió apoyo al Partido Liberal.

Por eso, el expresidente Gaviria se reunió con la dirección del Partido Liberal y recibió el respaldo de su colectividad. Como era de esperarse, desde el partido pasaron de la defensa al ataque y en voz del codirector Horacio Serpa el respaldo se convirtió en una contundente crítica al procurador Alejandro Ordóñez, quien ha calificado la propuesta como un pacto de impunidad.

“No estoy de acuerdo con el comentario del procurador Alejandro Ordóñez y sería más importante que regrese a Colombia a debatir de la justicia transicional. Mejor aún, que todas las autoridades, incluida la Procuraduría, atendieran sus deberes y respondieran por la impunidad que hay en el país”, dijo Serpa.

De este modo responde a la declaración de Ordóñez de que se trata de un “dulce envenenado” que genera “un pacto de impunidad con todos los sectores porque se pretende acudir a la justicia transicional como si fuese posible la impunidad desconociendo los compromisos internacionales y los límites que el derecho interno ha colocado”.

Al margen de este enfrentamiento, Marta Lucía Ramírez, excandidata del Partido Conservador a la Presidencia, manifestó que “el veneno de la propuesta es que no hace referencia a condenas”. Desde el Partido de la U, su copresidente Roy Barreras dijo que es una propuesta que debe discutirse y que está amparada en el Marco Legal para la Paz.