La pelotera en el Partido Conservador

La división en la colectividad es evidente. Un sector plantea respaldar al presidente Juan Manuel Santos en la reelección, el otro busca candidato propio.

Un panorama complejo enfrenta hoy por hoy el Partido Conservador. A la amenaza latente en que se ha convertido el movimiento que encabeza el expresidente Álvaro Uribe Vélez, Centro Democrático, que de acuerdo con las encuestas les arrebataría una importante número de votos en las elecciones al Congreso, se le suma la división interna sobre la decisión de participar en la contienda por la Presidencia de la República con candidato propio o sumarse a la intención reeleccionista del mandatario Juan Manuel Santos.

Esta decisión debe ser tomada el 4 de diciembre, fecha para la que está convocada la Convención Nacional del Partido Conservador, y por ahora las bases y un sector mayoritario manejan la tesis de que es necesario contar con candidato propio que impulse la lista al Congreso y, en caso de llegar a acuerdos, que estos solo sean contemplados para la segunda vuelta de las elecciones.

No obstante, los conservadores reeleccionistas se le están atravesando a la Convención porque podrían salir derrotados. En la colectividad ha circulado una carta, firmada por cerca de 10 miembros del Directorio Conservador, que propone el cambio de fecha para marzo del próximo año. Los críticos de este planteamiento aseguran que en ese momento la suerte ya estará echada y el conservatismo no tendrá otra opción que sumarse a uno de los candidatos que ya estén en la arena política.

¿Qué está inclinando la balanza? Pocos se atreven a manifestarlo abiertamente, pero en voz baja señalan que es evidente el efecto de la mermelada. Entre los principales promotores del respaldo a Santos está Roberto Gerlein, de quien se asegura que con el nombramiento de Alonso Castellanos como director del Banco Agrario se quedó con el manejo de la entidad, además su familia ha sido beneficiada con los contratos para la construcción de las 100 mil viviendas gratis y manejan las importantes concesiones viales del Atlántico.

También está el senador Efraín Cepeda de quien algunos de sus copartidarios afirman que le fue entregado el manejo de Corpoica y aseguran está muy cerca de proyectos hidroeléctricos y de la navegabilidad por el río Magdalena. El senador Carlos Ramiro Chavarro fue nombrado como coordinador para la región suroccidental de la Fundación Buen Gobierno que busca la reelección de Santos.

A la lista se suma el senador Hernán Andrade de quien ya es evidente su respaldo al presidente Santos. Se enfrentó al partido en su decisión de ser ponente de la ley que permite que el referendo para validar los acuerdos entre el Gobierno y las Farc en La Habana pudiera coincidir con las elecciones al Congreso o a la Presidencia. Ahora es uno de los promotores, tras bambalinas, del aplazamiento de la Convención.

En la otra orilla está un grupo de cerca de 10 senadores que están incomodos con el gobierno Santos, saben que el partido necesita una figura visible en las elecciones para catapultar las listas al Congreso y afirman que el 4 de diciembre la colectividad debe decidir tener candidato propio. Proponen enviar cartas al exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverri, al presidente del BID, Luis Alberto Moreno, y al exministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, para que tomen las banderas del conservatismo.

El miércoles en medio de una acalorada discusión en la sede del Partido Conservador salieron los trapitos al sol. Al respecto Cepeda dijo que “es falso que yo esté buscando que la convención no se haga para acompañar al presidente Santos. Hay una propuesta que firmamos cerca de 10 miembros del directorio que hablaba de cambiar la fecha para principios de marzo, falta a la verdad quien afirma algo diferente”.

El presidente del partido, Omar Yepes, se mantiene en que la decisión debe ser tomada en diciembre y manifiesta que “todo el mundo está de acuerdo con la convención porque además es un mandato constitucional, legal, estatutario que no podemos eludir. Hay unos que plantean que no tengamos candidato y otros dicen que sí, lo cierto es que se planteó como fecha el 4 de diciembre y vamos a empezar a organizar todo. Es una decisión que está presionada por casi la totalidad de la dirigencia nacional”.

La exministra de Defensa, Marta Lucia Ramírez, hoy precandidata a la presidencia asegura: “tenemos una Constitución, una ley, unas normas que tenemos que acatar. La Constitución dice que debe haber convención cada dos años y estamos en mora de hacerla. Siempre he dicho que el partido debe tener su candidatura porque tenemos con qué gobernar a Colombia. Las bases del partido son infinitamente mayores que quienes tienen intereses personales y la política hay que hacerla pensando en los intereses de los colombianos”.