A Petro sí le interesa saber cómo va su revocatoria

El apoderado nombrado por el alcalde solicitó a la Registraduría la posibilidad de "intervenir" en el proceso de revisión de las firmas, petición que le fue negada.

Aunque parecía que al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, poco le interesaba el proceso de revocatoria a su mandato, el burgomaestre está al tanto de todo.

Petro nombró a un apoderado ante la Registraduría Nacional del Estado Civil para poder ser parte de la revisión de las firmas radicadas por el representante Miguel Gómez Martínez, promotor de la revocatoria.

Una carta de la Organización Electoral enviada a Gómez indica que Flavio Augusto Rodríguez, abogado de Petro, pidió ser parte para “intervenir” en el procedimiento y solicitó copia de los apoyos presentados.

Sobre el tema, la Registraduría les respondió tanto a Gómez como a Petro que las partes podrían tener imágenes digitalizadas de los apoyos pero “nunca” los originales. El objetivo de poder acceder a dichas imágenes es confirmar que no existe una “alteración” de los folios entregados.

Ese procedimiento permite a las partes verificar si estos han sido manipulados después de haberse radicado y tener la tranquilidad que la entidad hace la verificación sobre el número de apoyos originales presentados y en la forma que fueron entregados”, señaló una carta del registrador delegado en lo electoral, Alfonso Portela.

Sin embargo, Portela es claro en que “sólo los funcionarios de la Registraduría pueden ingresar al edificio donde se lleva a cabo dicho proceso, y por razones de transparencia y tranquilidad la entidad ubicó un lugar con todas las medidas de seguridad, vigilancia y trazabilidad para llevar a cabo esta tarea”.

Ya en otra carta enviada por el registrador al alcalde Petro, le advierte que cualquier revisión de las firmas la podrá hacer “posterior a la verificación que haga la Registraduría”.

En su calidad de alcalde podrá contratar la asesoría de grafólogos para realizar pruebas a los formatos originales de las firmas pero posteriormente a la verificación que haga la Registraduría, por lo que una vez la entidad y los grafólogos contratados por ésta terminen de hacer la revisión y en todo caso, antes de ser elaborado el informe, se facilitarán el espacio y los documentos a los expertos designados por el mandatario, para que realicen las pruebas que requieran”, cita el documento de Portela a Petro.

En otro carta del director de Gestión Electoral, Jaime Hernando Suárez, al abogado Flavio Augusto Rodríguez, le aclara que la revisión grafológica de los apoyos, será realizada por aproximadamente doce expertos en la materia, siendo necesario señalar que “se está cumpliendo el trámite de su contratación”.

Los temores de Miguel Gómez

El representante Miguel Gómez indicó que el Gobierno Distrital estaría ambientando el desconocimiento a la certificación de las firmas por parte de la Registraduría.

Según él, el destituido secretario de Gobierno de Bogotá, Guillermo Asprilla, admitió en público tener “acceso a cada una de las firmas” que está revisando la Registraduría.

Gómez se preguntó por qué un representante del alcalde tiene acceso a las firmas de manera irregular.

“¿Acaso están cambiando los formatos que fueron entregados? ¿O están invalidando firmas y asumiendo una función que corresponde exclusivamente a la Registraduría? ¿Buscan identificar a las personas que apoyaron con su firma la revocatoria para tomar represalias contra ellos?”, se preguntó.

En el mismo sentido, Gómez dijo que “he recibido muchos mensaje que me dicen que firmaron y que temen represalias por parte de la alcaldía…espero que el alcalde no utilice represalias en contra de personas que sólo han ejercido un derecho constitucional”.

Y agregó: “Eso de botar la gente que esté en contra puede suceder en Caracas pero no puede pasar en ninguna institución de Colombia”.

Sin embargo, Gómez dijo que está tranquilo con las respuestas de la Registraduría frente a la transparencia en el proceso de revisión de firmas.