Petro, Uribe, Cepeda, FARC: siete horas de reunión para intentar acuerdo sobre militares en la JEP

No hubo consenso al final, pero surgieron varias propuestas que se discutirán en el debate del proyecto que busca crear una sala especial para el juzgamiento de miembros de la Fuerza Pública en la JEP.

Reunión de congresistas por juzgamiento de militares en la JEP
Durante más de siete horas se reunieron senadores históricamente enfrentados. La razón: el juzgamiento de miembros de la Fuerza Pública en la JEP. Cortesía

El juzgamiento de los militares ante la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y la abierta posibilidad de que esta pueda ser modificada desde el Congreso fue el motivo que llevó a que los más fuertes contradictores políticos se reunieran por más de siete horas para buscar caminos que, por un lado, dieran garantías plenas a los miembros de la Fuerza Pública que cometieron delitos en ocasión del conflicto armado y, por el otro, no se hicieran cambios que pudieran afectar la esencia de uno de los pilares del Acuerdo de Paz.

Gustavo Petro, Álvaro Uribe Vélez, Iván Cepeda Castro, Angélica Lozano, Roy Barreras, Paloma Valencia, Victoria Sandino y otros miembros de la Comisión Primera del Senado y representantes se dieron cita desde la mañana del martes en la oficina del presidente de esa corporación, Ernesto Macías, para encontrar una salida para que no se hundiera el proyecto del Centro Democrático que busca un tratamiento especial para los uniformados dentro la JEP.

Pero antes, desde  muy temprano, el debate se había iniciado en la Comisión Primera. La iniciativa ya venía moribunda desde la semana pasada cuando el senador Barreras, con una estrategia similar a la que usaba el uribismo durante el tiempo en el que funcionó el “fast track” —mecanismo que implementó el gobierno de Juan Manuel Santos para acotar los tiempos de los trámites de las proyectos que implementarían el Acuerdo de Paz—, logró deshacer el quorum y aplazar la votación.

 
La reunión se realizó en la oficina del presidente del Senado, Ernesto Macías.
Cortesía

Contexto: Relato de un naufragio legislativo: así se empezó a hundir la sala para uniformados en la JEP

Eso ocurrió el pasado 26 de octubre. El debate se retomó el lunes, sin embargo, la tensión se mantuvo viva y —con todo y que el Gobierno mandó refuerzos a la sesión de la Comisión Primera, con la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, y el ministro de Defensa, Guillermo Botero— la votación se aplazó nuevamente. Esta vez, la estrategia de dilatar y evitar la votación, ante una posible derrota, fue del mismo Gobierno.

Ayer martes, sobre las 11:30 de la mañana, la sesión entró en receso y empezó la reunión en el despacho de Macías. En las fotografías del encuentro que circularon se puede ver a Uribe de pie junto a Paloma Valencia. Sentados escuchaba, en el momento de la captura, un grupo bastante plural:  Temístocles Ortega (Cambio Radical), Luis Fernando Velasco y Fabio Amín Saleme (Liberal), Angélica Lozano y la representante Juanita Goebertus (Alianza Verde), Alexánder López (Polo Democrático), Roosvelt Rodríguez y Roy Barreras (Partido de la U, Victoria Sandino y Sandra Ramírez (FARC), Carlos Eduardo Guevara (MIRA), Santiago Valencia y María Fernanda Cabal (Centro Democrático), Gustavo Petro (Colombia Humana), Iván Cepeda (Polo Democrático) y la ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez.

Más atrás, desde otro ángulo, se podían observar a los senadores Ernesto Macías, Germán Varón Cotrino y Eduardo Enríquez Maya, presidente de la Comisión Primera. También estuvieron Armando Benedetti y Rodrigo Lara. Y sí. A pocos metros el uno del otro estaban dialogando, en términos cordiales, contradictores, incluso judiciales, como Uribe y Cepeda, quienes se enfrentan en la Corte Suprema de Justicia por un caso sobre la supuesta manipulación de testigos.

 
De pie, María Fernanda Cabal, del Centro Democrático, conversa con Iván Cepeda, del Polo Democrático, y Sandra Ramírez y Victoria Sandino, de la FARC.
Cortesía

“Aún no hay nada”, le gritaba la ministra del Interior a un grupo de periodistas que estaba en uno de los pasillos del Congreso y que le preguntaron, alrededor de las 4 de la tarde, sobre el rumbo de la reunión. Sin embargo, las versiones dentro del Capitolio chocaban entre sí. Algunos mencionaban que había una auténtica “pelotera” en la oficina de Macías, en la que los protagonistas eran Armando Benedetti y Roy Barreras. En ese mismo pasillo, María Fernanda Cabal aceptaba que si el Centro Democrático ya estaba reconociendo  la JEP, lo mínimo que se podía pedir era que los militares y policías que llegaran a ella cumplieran con todas la garantías. Aseguraba, por ejemplo, que no permitirían la injerencia de organismos internacionales en asuntos como la selección de los jueces que integrarían las salas.

Por los lados de la Comisión Primera, algunos senadores que bajaban de la reunión también tiraban línea sobre cuáles eran los puntos que se estaban acordando. Por ejemplo, el fortalecimiento de las salas que ya existían con elementos como la inclusión de otros magistrados. Sobre las 6 de la tarde, un senador de la U dijo que la discusión en ese momento giraba en torno a la posibilidad de aprobar un artículo “bastante general” para que la configuración de las salas de la JEP pudiese ser regulada a través de una ley estatutaria.

La reunión, después, se trasladó al salón contiguo a la oficina de Macías. Hasta ahí llegaron, según se aprecia en otra fotografía, Carlos Antonio Lozada y Pablo Catatumbo, quien intervenía mientras lo escuchaban sentados en sus sillas Uribe y Paloma Valencia. Los miembros del partido FARC, por supuesto, se plantaron en su posición de que no se hiciera una modificación grave a lo que ya se había pactado en La Habana con el anterior gobierno.

 
El senador Pablo Catatumbo, de la FARC, durante su intervención en la reunión.
@AngelicaLozanoC

Lo que se vivía en privado también empezó a salir a las redes sociales. “Llevamos 9 horas dándole vueltas a la JEP considerando las objeciones y propuestas del Centro Democrático. Todo constructivo y fluido. Me da pánico jugar con la JEP y retroceder en contra de las víctimas, quitar los incentivos para la verdad”, publicó Angélica Lozano en su cuenta de Twitter.

Por otra parte, los trinos de la senadora Valencia dejaban ver que no había mucho acuerdo entre tantos diferentes. “Tratamos por todos los medios de llegar a un acuerdo para darle garantías a la Fuerza Pública, pero la izquierda en ese país realmente es radical. No aceptan ninguna modificación a la JEP, lo máximo que ofrecen es un nuevo magistrado por sala”, escribió. Antes había señalado que el Centro Democrático había cedido muchísimo “al reconocer la JEP a cambio de plenas garantías para la Fuerza Pública con salas espaciales”.

 Y así, sin un acuerdo claro, terminó un encuentro del que no se tenían registros: Uribe, Cepeda, Petro y FARC encerrados en busca de un consenso sobre un tema que los ha enfrentado políticamente.