Congresistas piden la renuncia del responsable del papel de la silla vacía de Duque

Noticias destacadas de Política

Desde la Alianza Verde, partido de la alcaldesa Claudia López, también se apoyó esta solicitud. El pasado domingo, mientras la mandataria se levantó a dar su discurso en un acto de reconciliación, un hombre puso el nombre del presidente para evidenciar su ausencia.

“Politiquería”, “malintencionado”, “deshonesto” e “hipocresía” son algunos de los calificativos con el que se ha ilustrado el suceso cuando un hombre pasa al lado de una silla vacía y pega un papel con el nombre del presidente Iván Duque en el evento de reconciliación que organizó la Alcaldía Distrital de Bogotá. El acto, al que fueron dos representantes del Gobierno (Miguel Ceballos, comisionado de Paz; y Nancy Patricia Gutiérrez, consejera para los DD. HH.), tenía como intención pedir perdón a las familias de las 13 personas que murieron, la semana pasada, en medio de las manifestaciones contra la violencia policial, así como dar un mensaje de unión y de acción por parte de las instituciones, en cuanto a la celeridad de las investigaciones.

Le puede interesar: Una silla vacía: ¿Por qué Duque no asistió al acto de reconciliación en Bogotá?

Ese hecho, para muchos congresistas, distorsionó el espíritu del evento y por eso varias voces han reclamado para que haya un responsable que dé la cara. “Claudia López. ¿dónde está la resolución o terminación del contrato de Augusto Reyes (funcionario que puso el papel)? Así como hemos exigido responsabilidad penal y disciplinaria en la Policía debe existir un responsable por el acto de hipocresía con la silla vacía”, escribió el senador de la U, Armando Benedetti.

También desde el partido de la alcaldesa, Alianza Verde, se refirieron al tema. “¿Debe renunciar quien mandó a poner el papelito? ¡Sí! El todo vale no se puede permitir. No llegamos al poder a convertirnos en lo que criticamos”, escribió la representante Katherine Miranda. En otro trino manifestó: “Debe haber una sanción y terminación del contrato de quien mando a hacer la jugadita del papelito. Parece un hecho menor, pero es grave, un hecho tramposo, mentiroso y no refleja el espíritu de la Alcaldía”.

Sin embargo, su compañero Inti Asprilla considera que ese acto es menor con relación, a su juicio, del mal gobierno del primer mandatario. “¿Armando tremendo papelón por un papelito en una silla vacía de alguien que no sabe cumplir con su papel como presidente? La insoportable irrelevancia en todo su esplendor para una ciudad que acaba de sufrir una masacre de jóvenes perpetrados por integrantes de la Policía”.

En esa misma línea se sitúa el exministro del Interior, Juan Fernando Cristo: “Insisto, vamos mal como sociedad. ¿Es más importante la silla vacía de Duque que el dolor de las víctimas?”. También el representante por Cambio Radical, José Daniel López, pidió elevar el debate. “La pelea Claudia Duque es absolutamente innecesaria en tiempos tan difíciles. Los motivos para construir en la diferencia deberían pesar más: la pandemia, el desempleo, la recuperación empresarial, la reforma a la Policía y la infraestructura de la ciudad”.

Desde el Gobierno hay malestar por este hecho. Por ejemplo, el comisionado de Paz, Miguel Ceballos, quien fue uno de los representantes de Duque en el evento dijo “sentirse asaltado en su buena fe”. De acuerdo con el funcionario, desde un día antes del evento le había comunicado al secretario de Gobierno de la Alcaldía, Luis Ernesto Gómez, que él iría a nombre del presidente y cuando llegó a la Plaza de Bolívar, donde se adelantaría la jornada, había una silla vacía destinada para el primer mandatario que él pidió se le asignara. “Es una falta de respeto con el Gobierno y conmigo”, reiteró.

Otros funcionarios se manifestaron criticando el suceso: “La pregunta que me queda es: ¿esto fue un acto de reconciliación o de cálculo político?”, dijo el viceministro del Interior, Daniel Palacios. “La reconciliación inicia por ser transparente, no como excusa para montar eventos y hacer trampa al presidente, usar a víctimas y declarar como enemigos a la Policía”, comentó por aparte Diego Molano, director del Departamento Administrativo de Presidencia.

Comparte en redes: