Piedad Córdoba advierte gravedad de amenazas en su contra

La exsenadora aseguró que en esta ocasión, las amenazas recibidas están "más coordinadas" y por tanto, son más peligrosas.

La exsenadora Piedad Córdoba advirtió este martes que las amenazas de muerte emitidas en las últimas horas contra ella y otra veintena de defensores de derechos humanos en Colombia van a "empezar a convertirse en acciones".

En una rueda de prensa en Bogotá en la que ejerció de portavoz del Frente Amplio por la Paz, movimiento que aglutina a fuerzas políticas de izquierda y organizaciones sociales, Córdoba alertó que, en esta ocasión, las amenazas recibidas están "más coordinadas" y que por lo tanto son más peligrosas.

La exsenadora, que este lunes recibió en su domicilio flores fúnebres, una forma habitual de amenazar en Colombia, aseguró que no se trata de un aviso "cualquiera".

"La amenaza que me llegó ayer no es una amenaza cualquiera. Es una acción coordinada. (...) Esto no es simplemente una amenaza, van a empezar a realizar acciones", sostuvo.

Córdoba, que compareció ante la prensa junto a la congresista de la Alianza Verde, Ángela María Robledo, también amenazada en las últimas horas, afirmó que tras los avisos "hay una ultraderecha" que busca "diluir el proceso de paz", algo que podría haber motivado estos nuevos mensajes.

Y es que Córdoba, así como Robledo y otros miembros del Frente Amplio por la Paz, participan por su cuenta en la verificación del alto el fuego unilateral e indefinido que las Farc iniciaron el pasado 20 de diciembre. (Lea: Izquierda pide a Santos que detenga ofensivas contra Farc)

Tras denunciar las amenazas, Córdoba y Robledo aseguran haber recibido llamadas personales del presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, y el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, para "mostrar su solidaridad", algo que, esperan, se transforme en acciones concretas para identificar a los responsables.

Precisamente Cristo, que anunció que van a reforzar la seguridad de Córdoba, convocó para mañana una reunión extraordinaria de varias autoridades del Gobierno para estudiar la gravedad de los avisos y tomar más medidas de protección en caso de que sea necesario.