Piedad Córdoba reitera "deseo legitimo" de aspirar a Presidencia

"No quiere decir que por el hecho de la inhabilidad yo no pueda seguir participando, promoviendo, empujando procesos", dice la exsenadora.

La exsenadora Piedad Córdoba.
La exsenadora Piedad Córdoba.Efe

La exsenadora y líder del movimiento Marcha Patriótica, Piedad Córdoba, reiteró su "deseo legitimo" de aspirar a la Presidencia para lograr una sociedad "muy distinta" a la actual, al tiempo que se defendió de los sectores que la vinculan a las Farc.

"Es una aspiración que busca tener instrumento para lograr construir una sociedad muy distinta a la que tenemos en el país, sobretodo desde la soberanía, desde la autonomía, desde la dignidad, desde el respeto por las decisiones y determinaciones de un país como Colombia", dijo Córdoba en Santo Domingo.

No obstante, reconoció la existencia de un obstáculo "muy claro" para presentar alguna candidatura y que tiene que ver con la inhabilitación de su cargo como senadora en 2010 por supuestos vínculos con las Farc.

Sus aspiraciones están supeditadas a un fallo de la Corte Constitucional, que lo estudia desde hace casi 4 años.

Si el caso no se define en Colombia, se hará en los tribunales internacionales, aseguró Córdoba, quien visita Santo Domingo con motivo del 104 aniversario del nacimiento del ya fallecido expresidente dominicano Juan Bosch, fundador del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

De todas maneras, subrayó: "política hacemos todos los días. No quiere decir que por el hecho de la inhabilidad yo no pueda seguir participando, promoviendo, empujando procesos y, sobretodo, en el deseo y el interés de lo que significa ser una persona creíble por la conducta, por la coherencia, por el compromiso de muchísimos años dedicados a la búsqueda de la paz".

Córdoba lidera el movimiento Marcha Patriótica, del que se ha llegado a especular que puede ser la plataforma con la que los guerrilleros de las Farc, que mantienen actualmente un diálogo de paz con el Gobierno colombiano, lleguen a la política.

Sin embargo, la exsenadora aseguró que esas acusaciones le "resbalan" porque, en su opinión, "forman parte del discurso que sectores de la derecha tiene como recurso, precisamente, por el temor" que les da su llegada al poder.

Estos "no tienen un argumento más pobre que el decir que nosotros hacemos parte del terrorismo, que somos el brazo político de las Farc, que somos realmente lo que le puede generar inestabilidad a Colombia", subrayó.

"Pueden decir muchas cosas, pueden decir que nosotros somos la jefatura de las Farc si se les ocurre, pero esos nos resbala (porque) ni le tenemos miedo, ni les tenemos terror", dijo Córdoba que ha ayudado en varias liberaciones de secuestrados por las FARC.

La exsenadora, quien se declaró "muy optimista" de las negociadores de paz del Gobierno colombiano y de las Farc, dijo ser víctima de una "persecución permanente" en su país, pero aseguró, de manera tajante, que "no nos van a poder acabar".

De ello acusó al Gobierno, al expresidente Álvaro Uribe, a paramilitares y a empresarios, quienes, en su opinión, solo "admiten como jefes" a las multinacionales y el imperialismo.

"Ellos tienen un problema muy grave que no tenemos nosotros: nosotros tenemos patria y ellos no", concluyó.