La pobreza, según la Andi