"La política comercial no tiene reversa"

El mincomercio, Santiago Rojas, dejó claro que hay medidas de salvaguardia establecidas que, de ser necesarias, se deben aplicar. Habló de reducción en los precios de la energía.

Rafael de la Cruz, representante del BID en Colombia, y Santiago Rojas, ministro de Comercio, Industria y Turismo. / Luis Ángel

Veinte años han pasado desde que el gobierno se lanzó, por primera vez y con herramientas en mano, a trabajar en competitividad. Lo hizo después de recibir por parte de un equipo de investigadores internacionales adscritos a la firma Monitor Company una serie de recomendaciones en las que se resaltaba una con marcador de tinta gruesa la libertad de comercio.

Ahora, en pleno 2013, después de hacer un balance, Colombia ha duplicado el tamaño de su economía, del ingreso per cápita y de la clase media con amplia capacidad de compra. Pero queda todo por hacer en materia de conocimiento de alto impacto, talento humano y lo que los más exitosos países han logrado poner en marcha: “la innovación con fuerte acento en el desarrollo de una institucionalidad eficiente y una infraestructura moderna”, recita el grupo del Banco Interamericano de Desarrollo en el informe “Colombia Competitiva avanza 20 años después”.

“Lo que se hizo hace 20 años fue internacionalizar la economía colombiana. Se crearon y ejecutaron medidas internas que lo soportaron, como las bases de los ahora tratados de libre comercio”, recordó Santiago Rojas, ministro de Comercio, Industria y Turismo. Esos mismos que tanto cuestionan los críticos del Gobierno y que incluso representantes de cafeteros y paperos han catalogado como los causantes de la quiebra del agro colombiano.

Por eso fue el mismo Rojas quien recalcó que con cada acuerdo comercial que se firma “hay medidas de salvaguardia establecidas que, de ser necesarias, se deben aplicar”. Dejó claro que “si queremos ser un país con mayor bienestar, hay que trabajar en formar empresas competitivas” en todos los sectores. Y para hacerlo se necesita “fortalecer los instrumentos de apoyo empresarial, como la reducción de los costos de energía”. Pero lo que todo el mundo debe tener claro es que “la política comercial no tiene reversa”.

Rojas, con una lista que lleva en la memoria, recordó que están asignados $800.000 millones de apoyo para la modernización empresarial y que el Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo ha sido muy efectivo: “la tasa de cambio se ajustó, los créditos de Bancoldex se agotaron, la construcción recuperó su dinámica y las tasas para financiar vía crédito bajaron a niveles históricos; las medidas anticontrabando han sido eficaces y se le dieron más recursos a la Policía Fiscal y Aduanera. Se restringió la importación de mucho calzado que llegaba a precios demasiado bajos y se le impuso un arancel específico”.

Rafael de la Cruz, representante del Banco Interamericano de Desarrollo, recordó que la infraestructura sigue siendo el gran problema que tiene Colombia para seguir creciendo a tasas importantes. “El gran activo de este país es su gente, tiene un talento enorme y mucha creatividad. Las instituciones han avanzado mucho y para ser un país con 50 años de conflicto, ha alcanzado un crecimiento notable en los últimos 20 años”.

Pero cuestionó algunas de las acciones del actual gobierno. “Los subsidios a veces son necesarios. Pero esas protecciones deben desaparecer con los tratados de libre comercio. No se crece con subsidios, se hace con tecnología y competitividad. Con agroindustria. Lo que tienen muy fuerte son sus políticas fiscal y monetaria, además de una inflación controlada. Bajo todo ese escenario, Colombia terminará este año con un 4,0% en crecimiento y en 2014 será de un 4,0% a 4,5%”.

Al final, el mincomercio dejó saber que están trabajando junto con el Ministerio de Minas en una nueva gerencia que apoye la implementación de una serie de 30 recomendaciones que ya tienen sobre la mesa y que le permitirán al país reducir los costos de energía entre 10% y 20%, de tal forma que las industrias sean más competitivas en medio del ambiente comercial abierto en el que ya está inmerso Colombia.

[email protected]

@EdwinBohorquezA