Políticos, deshojando la margarita

De asumir la candidatura se daría por hecho su triunfo. Algunos no se deciden, otros esperan que se les resuelva su situación judicial o prefieren hacer campañas cortas.

Angelino Garzón, exvicepresidente. Dilian Francisca Toro, exsenadora. Mauricio Ospina, exsenador. Luis Pérez, exalcalde de Medellín. Nancy Patricia Gutiérrez, expresidenta del Senado. Alonso Salazar, exalcalde de Medellín.

Con la llegada de 2015 despegan las campañas para las elecciones de alcaldes y gobernadores, y los partidos buscan reclutar los candidatos ganadores. En la arena política hay caras conocidas que, si decidieran poner su nombre a consideración de las urnas, seguramente saldrían ganadores. No obstante, algunos han preferido llevar sus aspiraciones con bajo perfil, otros anunciaron su participación, pero están deshojando la margarita y no saben a qué cargo aspirar, y están quienes esperan que se cierren por completo procesos judiciales para llegar al escenario electoral.

El caso más sonado es el del exvicepresidente Angelino Garzón, quien aseguró no sentirse identificado con el Partido de la U y renunció a la colectividad sin tener claro que esto lo inhabilitaría para participar en las elecciones. Conscientes de que Garzón es una fórmula ganadora, en la U le hacen coqueteos. Él, desde su orilla, sabe que por ley ese es su único camino. No obstante, Garzón no tiene claro a qué aspirar: para la Gobernación del Valle y la Alcaldía de Cali no tendría rival, pero también le suena la Alcaldía de Bogotá, donde el panorama no es tan claro.

También en el Valle y en el Partido de la U esperan que la Corte Constitucional cierre el proceso por parapolítica contra la exsenadora Dilian Francisca Toro, la gran electora del departamento. Allí lo tienen claro: la excongresista es una carta ganadora. En medio de la indecisión de Toro y de Garzón, surge la aspiración del exsenador Mauricio Ospina, hermano del exalcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, quien tiene clara cercanía ideológica con el exvicepresidente y ya se decidió por aspirar a la Gobernación.

En Antioquia, la situación no es diferente. La fórmula ganadora de las pasadas elecciones regionales, con Aníbal Gaviria en la Alcaldía de Medellín y Sergio Fajardo en la Gobernación, estaría realizando acuerdos para que sus escuderos los reemplacen: de Gaviria, el exsenador Eugenio Prieto, quien renunció al Congreso para lanzarse a la arena electoral, y de Fajardo, Alonso Salazar, quien siempre ha acompañado la causa del movimiento Compromiso Ciudadano. Estos aliados políticos no han establecido quién va por Medellín y quién por Antioquia.

Mientras la fórmula se decide, hay un candidato que podría amargar las aspiraciones de esta coalición. Se trata del exalcalde de Medellín Luis Pérez, quien cuenta con un importante capital electoral, al punto que estuvo cerca de derrotar a Gaviria en las pasadas elecciones. Lupe, como se conoce a Pérez, ya está alistando su campaña. La duda, nuevamente, es si va por el departamento o por la capital de Antioquia, donde también es un hecho que el uribismo tratará de ganar. Ese es su fortín electoral y su ficha será la exsenadora Liliana Rendón, recordada como la “monita del Black Berry”.

En Cundinamarca, mientras tanto, hay una campaña que se está moviendo en voz baja, y en su caso la indecisión no sería respecto al cargo. Se trata de la expresidenta del Senado Nancy Patricia Gutiérrez, quien sería la carta del Centro Democrático, con amplias posibilidades ganar. La dirigente enfrentó un proceso ante la Corte Suprema de Justicia por presuntos vínculos con paramilitares, el cual la tuvo en vilo durante más de seis años, pero ya fue dictado el auto inhibitorio e incluso algunos de los testigos en su contra están siendo procesados por falsos testimonios. Gutiérrez está analizando bien los temas jurídicos, pues teme que de “asomar la cabeza de nuevo en la vida pública” la justicia vuelva a ponerla bajo su lupa.

También en la orilla del uribismo está Alicia Arango, quien fue la secretaria privada de Álvaro Uribe en la Presidencia y exdirectora del Centro Democrático y podría aspirar a la Alcaldía de Cartagena. También le han ofrecido la cabeza de lista a la Cámara por Bogotá, donde sería el principal apoyo del candidato a la Alcaldía Francisco Santos. Esperan ganar como lo hicieron en la elección a la Cámara, en las cuales eligieron cinco representantes.

En el departamento de Atlántico la situación es atípica, pues hay un candidato que resulta indestronable, el exalcalde de Barranquilla Alex Char. La última encuesta contratada por Caracol Televisión a la firma Gallup le dio el 68% en la intención de voto. Así las cosas, los políticos de la región, entre los que están Eduardo Verano de la Rosa, David Peláez, Guillermo Polo y Alfredo Varela, esperan que el dirigente de Cambio Radical tome la decisión de lanzarse nuevamente por la capital de Atlántico y de ese modo ellos puedan aspirar a la Gobernación. Incluso le plantean alianzas a la casa Char, que parece difícil de derrotar.

El año que empieza será electoral, y aunque el telón de fondo va a ser de nuevo la disputa entre el uribismo y la Unidad Nacional por cuál gana más terreno político, es claro que en las regionales la dinámica es diferente y no será raro ver alianzas entre sectores antagonistas. Al final, el veredicto lo dictará la cantidad de elegidos, por eso los partidos no se quieren quedar sin las cartas ganadoras y los candidatos continúan deshojando la margarita por su mejor opción.

 

[email protected]