En posconflicto pie de fuerza debe mantenerse intacto: Fuerzas Armadas

Así lo señaló en el Senado, el ministro de Defensa (e), general Juan Pablo Rodríguez.

Archivo El Espectador

En el Senado este martes se adelantó un debate sobre la situación de las Fuerzas Militares y la Policía Nacional con miras al posconflicto.

El ministro de Defensa (e), general Juan Pablo Rodríguez, sorprendió al asegurar ante la comisión primera de la corporación que debe mantenerse intacto el número de uniformados en un eventual posconflicto.

Yo considero que el pie de fuerza de las Fuerzas Militares y de la Policía Nacional se debe mantener intacto porque si bien es cierto que se logra el fin de un conflicto armado, todavía quedan unos escollos”, sostuvo el alto oficial.

Según él, hay otros fenómenos de criminalidad que requieren que las Fuerzas Militares y la Policía Nacional sigan actuando en cumplimiento de sus deberes.

Se debe mantener el mismo pie de fuerzas hasta que todos estos agentes generadores de violencia realmente desaparezcan y se consolide una verdadera paz estable y duradera”, recalcó. 

Además, según Rodríguez, la intención a futuro es tener unas Fuerzas Militares modernas, robustecidas y que estén en capacidad de atender los retos que requieren los colombianos para garantizar su seguridad y para garantizar la soberanía.

Sobre este tema, el senador Juan Manuel Galán, promotor de un debate sobre el tema, dijo que uno de los grandes retos a los cuales se enfrentará Colombia en materia de seguridad, luego de la firma de la paz, es la violencia y los negocios ilegales de distintas modalidades del crimen organizado en áreas donde el Estado ha tenido menos presencia.

Durante 2015, 61 miembros de la Fuerza Pública han sido asesinados en actos del servicio y 620 heridos, en iguales circunstancias. Así mismo 73 fueron víctimas de minas antipersonas y artefactos explosivos.

Este panorama, según los datos del congresista, muestra que la firma de la paz no implica la desaparición de amenazas a la seguridad de la población, pues debido a los rezagos del paramilitarismo, los remanentes de la desmovilización y en general la delincuencia organizada y común, el país aún necesitará mayor protección.