Elecciones 2018: Colombia elige presidente

hace 1 hora

Las posturas más polémicas de Ordóñez en su era de procurador

Desde su llegada al Ministerio Público, Alejandro Ordóñez libró férreas batallas en contra del aborto, el matrimonio entre parejas gais, el proceso de paz y la eutanasia.

/ Foto: Archivo

Este miércoles el Consejo de Estado tumbó la reelección de Alejandro Ordóñez como procurador en 2012. Con una votación de 14 votos a favor, los magistrados de la sala plena de ese alto tribunal decidieron que se presentaron graves fallas en la postulación y elección del abogado santandereano como jefe del Ministerio Público, ya que la figura de la reelección del procurador general no existe ni en la Constitución Política de 1991 ni en la ley. Además se determinó que tres de los togados que avalaron la postulación de Ordóñez estaban impedidos porque varios de sus familiares eran empleados de la Procuraduría, por lo que había un conflicto de intereses.

Con esta decisión termina un período que estuvo marcado por las constantes polémicas, debido a las férreas posturas de Ordóñez frente a temas coyunturales como el matrimonio entre parejas del mismo sexo, la adopción gay, la legalización de la marihuana medicinal, el aborto y la eutanasia. Estas fueron algunas:

Las críticas al aborto

Desde que llegó al cargo en el 2009, Alejandro Ordóñez se opuso a la sentencia que en el 2006 permitió a las mujeres practicarse abortos en tres casos excepcionales. En el 2011 aseguró que el aborto era un “atentado contra la familia y contra la humanidad”. También criticó duramente a la Corte Constitucional, porque consideraba que estaba actuando con base en “deseos” para tomar sus decisiones.

Después de estas declaraciones, la Corte Constitucional, en respuesta a una tutela impuesta por la organización Women’s Link (la misma que logró que se despenalizara el aborto), le exigió a Ordóñez que se rectificara.

Contra la marihuana

En noviembre de 2014, Ordóñez arremetió contra el visto bueno que dio el Congreso para permitir la marihuana de forma medicinal. Según el procurador, aprobar el uso medicinal de esta planta era el primer paso para permitir su legalización total. Además, aseguró que no había ningún estudio científico que probara su utilidad en los tratamientos de salud.

En este punto hay que recordar que cuando Gustavo Petro propuso centros de consumo de droga controlados, la respuesta de Ordóñez fue que el entonces alcalde de Bogotá se la “había fumado verde”.

La oposición a los derechos de la comunidad LGBTI

Cuando en noviembre de 2015 la Corte Constitucional dio vía libre a la adopción asegurando que la orientación sexual de los padres no debía ser un impedimento para que un niño tuviera familia, Ordóñez insistió en su posición al asegurar que la adopción era un derecho de los niños, por lo que no se podía favorecer a una población en específico. Además, insistió en la influencia del hombre y la mujer durante la crianza de los menores.

Otro tema que resultó espinoso fue el matrimonio entre parejas del mismo sexo. Luego de que el 7 de abril pasado la Corte Constitucional aprobara estas uniones, Ordóñez arremetió no solo contra esta decisión, sino contra el alto tribunal. “Con esta providencia queda definitivamente sepultada aspectos esenciales de la Constitución del 91. Hoy la vida no es inviolable, el matrimonio no es el matrimonio y la familia no es familia", dijo en ese momento.

El enfrentamiento con ‘Matador’

El 3 de julio de 2015 José Ovidio González, el papá del caricaturista ‘Matador’, murió mediante una eutanasia. Pero antes de que se realizara el procedimiento, el ahora exprocurador luchó para que la eutanasia volviera a prohibirse, a pesar de que había sido legalizada bajo ciertas circunstancias desde 1997.

El 5 de mayo de ese año, dos meses antes de la muerte de González, Ordóñez demandó ante el Consejo de Estado el protocolo del Minsalud que reglamentó el derecho a una muerte digna. En opinión del entonces procurador, la resolución violaba la Constitución y la Ley.

Ordóñez versus Montealegre

La pelea entre los que en algún momento estuvieron a la cabeza de dos de las entidades públicas más importantes de Colombia fue constante. Uno de los episodios más recordados es cuando Alejandro Ordóñez y Eduardo Montealegre, entonces fiscal general, se encontraron en un debate en la Universidad del Externado en Bogotá en el 2013.

El tema de ese foro fue el Marco Legal para la Paz. Mientras que el exfiscal defendía la justicia transicional como el modelo ideal para juzgar a los desmovilizados de las Farc, Ordóñez insistió constantemente en que esta forma de justicia daría paso a la impunidad, porque plantea “una caricatura, un instrumento jurídico que beneficia a los victimarios y desconoce a las víctimas”.