Preocupación por nombramiento de nuevo director de Invias

En el 'sonajero' empiezan a surgir algunos nombres del partido de La U.

El Gobierno Nacional se apresta a nombrar el nuevo director nacional de Invias, quien de acuerdo a los rumores en los círculos políticos pertenecería al partido de La U. En los pasillos del Congreso trascendió que esa colectividad, al parecer, tiene cuatro candidatos para tal posición.

Uno de esos aspirantes se dice es Germán Grajales, gerente de Grandes Proyectos de Invías

¿Qué se sabe de Grajales?

Vale la pena recordar que por un detrimento patrimonial de $243.682 millones deberá responder el exministro de Transporte, Andrés Uriel Gallego, así como varios funcionarios y exfuncionarios del Invías y de la empresa contratista Unión Temporal Segundo Centenario (UTSC), después de que la Contraloría comprobara pagos sin justificar por una suma superior a $193.000 millones, en la construcción del túnel de La Línea. La medida fue tomada después de que el contralor delegado para la infraestructura, Nelson Izáciga, encontrara méritos suficientes para abrir un proceso de responsabilidad fiscal.

El proyecto tiene un valor de $629.052 millones y un plazo de ejecución de 70 meses. Sin embargo, la indagación preliminar mostró que hasta ahora sólo se ha presentado una construcción de $127.931 millones y que cuenta con un retraso del 50% de la obra. Por esto, la Contraloría encontró pruebas suficientes, no sólo para abrir proceso contra el exministro, sino también contra el director, exdirector y secretario técnico de Invías, Carlos Alberto Rosado Zúñiga, Daniel García Arizabaleta y Juan Gabriel Berón, respectivamente, y las 18 firmas contratistas que forman la UTSC.

Las irregularidades en la obra empezaron a vislumbrarse el 4 de febrero de 2011, cuando el ente fiscal anunció el inicio de una auditoría de contrato por inconsistencias técnicas y financieras en el acuerdo firmado entre Invías y la UTSC. Entonces, Izáciga señaló que en la obra existía un atraso del 42% de ejecución y que las técnicas de excavación se habían aplicado de forma indebida, lo cual había generado derrumbes. Asimismo, señaló que ya hacían falta $179.000 millones y que el dinero se había entregado directamente al contratista, de manera que gozaba de un manejo exclusivo de éste.

Un mes después, el 14 de marzo de 2011, apareció el gerente de Grandes Proyectos de Invías, Germán Grajales, quien en un informe reconocía el atraso del túnel de La Línea.

Sin embargo, explicó que algunos desembolsos al señalar: “Los desembolsos que se han hecho estaban pactados en el contrato. Incluso hay un recurso retenido de $88.000 millones por inestabilidad de taludes en la meta. El contratista podía solicitar anticipo adicional a medida que se iban cumpliendo las metas”.

Seis días después, la empresa interventora del proyecto, la Sociedad Colombiana de Ingenieros, estableció que el retraso no era del 47% sino del 50%.

La petición de la clase política

Sobre el tema, el presidente de la comisión sexta del Senado (encargada de temas viales y de infraestructura), Eugenio Prieto Soto (Partido Liberal), dijo que espera que el Gobierno Nacional nombre a una persona preparada, idónea y sin tacha, que sea un ejecutor a la hora de desempeñar su cargo.

Además, consideró que la persona encargada del Invias debe articular sus funciones con los gobernadores y alcaldes del país para llevar progreso a las regiones.

Igualmente, aunque dijo que acepta la independencia de la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez, a la hora de hacer los nombramientos, es necesario que ella no tenga en cuenta el color político sino la “idoneidad y la transparencia” para elegir a un excelente director de Invias.