Presidencia dice que Santos no cuestionó participación de conciliadores de reforma a la justicia

En un cuestionario presentado ante el Consejo de Estado, el presidente fue vehemente en que estos parlamentarios se extralimitaron en sus funciones.

La Casa de Nariño reaccionó este miércoles a una comunicación que se conoció en la que el presidente de la República, Juan Manuel Santos, responde un cuestionario ante el Consejo de Estado, y dice que los parlamentarios que conciliaron la reforma a la justicia se extralimitaron en sus funciones y tomaron medidas perjudiciales para el país.

Ante esto, la Secretaria Jurídica de la Presidencia de la República dijo que Santos “en ningún momento ha puesto en entredicho a los conciliadores de la fallida reforma a la justicia por el hecho mismo de haber participado en el trámite de la misma”.

Así mismo, aseguraron que “simplemente, en la respuesta a un interrogatorio escrito que le fue presentado por el Consejo de Estado, reiteró las razones jurídicas por las cuales en su oportunidad fue objetado el proyecto de reforma constitucional, que como es de público conocimiento, tuvieron que ver, entre otros motivos, con excesos en el ejercicio de las facultades de conciliación”.

Y aclara: “El Presidente no cuestionó la participación misma de los conciliadores, ni el hecho de que no se hubieran declarado impedidos por eventuales intereses, pues para fecha estaba vigente el acto legislativo que excluía la posibilidad de presentar impedimentos para participar en el trámite de reformas constitucionales”.

En la justicia avanza el proceso de pérdida de investidura contra los 12 conciliadores de la fallida reforma a la justicia de 2012.

El mencionado cuestionario contiene ocho páginas en el que el presidente Juan Manuel Santos deja muy mal parados a estos 12 congresistas y señala con vehemencia que estos parlamentarios se extralimitaron y tomaron medidas contrarias a la Constitución.

"La comisión de conciliación se excedió en el ejercicio de sus funciones o adoptó decisiones inconvenientes para el sistema judicial colombiano", señala el primer mandatario.

En una de sus respuestas, el primer mandatario sostiene, por ejemplo, que de haberse aprobado esa reforma, esta habría llevado "a excarcelar a todas las personas aforadas (congresistas, ministros, jefes de organismos de control, embajadores y gobernadores, entre otros tantos), investigadas y recluidas por orden de la Fiscalía General de la Nación y/o la Corte Suprema de Justicia (…) Lo que a todas luces resultaba abiertamente inconveniente para los superiores intereses del país y de la propia justicia".

¿La razón de este entuerto? Los mencionados conciliadores quisieron quitarle a la Fiscalía las funciones de investigar y acusar a los aforados lo que, dice Santos, "habría paralizado las investigaciones adelantadas por la Fiscalía. Hubiese hecho inoperante el sistema de investigación en la Corte Suprema de Justicia ante la cantidad de nuevos aforados que habrían sido incorporados en la etapa de instrucción".

En el mencionado cuestionario, el presidente Santos cuestiona, además, que en lo que a la reforma a la figura de la perdida de investidura se refiere, los conciliadores produjeron un texto "híbrido que no solo desnaturalizaba las propuestas originales, sino que hacía inoperante la figura, demás de altamente inconveniente (…) La comisión accidental creó un sistema híbrido que, a juicio del Gobierno, impedía aplicar con coherencia el régimen de pérdida de investidura", lo que a la postre beneficiaba a los mismos congresistas.

Igualmente, el presidente cuestiona que los conciliadores retiraran al entonces ministro de Justicia, Juan Carlos Esguerra, de la referida conciliación. "Es tradición parlamentaria inveterada que en la conciliación de los proyectos de ley y de acto legislativo de origen gubernamental el Gobierno sea convocado y siempre esté presente durante y aprobación del texto correspondiente". Cabe recordar, que el entonces ministro Esguerra renunció por cuenta de este esperpento.

Este documento hace parte del proceso de perdida de investidura y se espera sea de vital importancia para definir el futuro de estos 12 congresistas que en vez de una reforma, terminaron creando un Fankestein judicial.

Es de recordar que los implicados son los representantes a la Cámara, Carlos Edward Osorio, Alejandro Carlos Chacón Camargo, Germán Varón Cotrino, Gustavo Puentes Díaz, Orlando Velandia Sepúlveda y Roosvelt Rodríguez Rengifo.

En cuanto a senadores están: Jesús Ignacio García, Eduardo Enríquez Maya, Juan Carlos Restrepo, Juan Manuel Corzo, Luis Fernando Duque y Martín Emilio Morales.